Japón recoge miles de unidades tóxicas

Japón está retirando del mercado dentífrico producido en China, después de haber sido encontrado dietilenglicol en concentraciones hasta del 8,5%, informa Reuters. Millones de tubos fueron distribuidos junto con un pequeño cepillo de dientes en hoteles de todo el país, según ha asegurado el Ministerio de Sanidad japonés.

El Ministerio de Exteriores chino ha culpado a la prensa extranjera de "exagerar" las polémicas relacionadas con sus productos y causar "pánico" a los consumidores sobre su supuesta peligrosidad. La reacción se produce después de que EE UU prohibiera la importación de pescado y marisco de piscifactoría, y este y otros países descubrieran un producto tóxico en una pasta dentífrica china importada.

Más información

"China ha tomado medidas y ha aprobado leyes relativas a la inspección y seguimiento del proceso de exportación de alimentos, y ha sido muy responsable en este aspecto", ha dicho Qin Gang, portavoz del ministerio. Sin embargo, Qin ha reconocido que existen "algunos minoristas ilegales y sin escrúpulos", y ha atribuido los problemas también a la diferencia entre los sistemas de control chinos y los de otros países. Precisamente ayer, las autoridades chinas anunciaron que preparan nuevas normas de seguridad para productos dentales, aunque no especificaron más.

Pero la cuestión parece ir más allá, según reconoció ayer el Gobierno. Un 19% de los productos fabricados en la cuarta economía del mundo para el consumo interno no tiene la calidad suficiente e incumple las normativas de seguridad. Los más problemáticos son la fruta enlatada y en conserva y el pescado seco, debido a la excesiva cantidad de microorganismos y aditivos.

Esta polémica tiene lugar en medio de la tensión que desde hace tiempo enfrenta a Washington y Pekín, debido al tremendo déficit comercial de Estados Unidos con China. Además, vienen a sumarse a una larga lista de advertencias y rechazos de productos procedentes del país asiático, por utilizar sustancias peligrosas. Un número sin determinar -miles, según algunas fuentes- de perros y gatos ha muerto este año en Estados Unidos por consumir comida para animales procedente de China, contaminada con melamina. Más de un millón de trenes de juguete fueron retirados el mes pasado porque se sospecha que pueden contener pintura con plomo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 04 de julio de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50