Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

NaBai rechaza el modelo institucional y de gobierno que le proponen los socialistas

Una reunión celebrada ayer entre nacionalistas, PSOE e IU se saldó sin acuerdo

Ayer no pudo ser, pero volverán a intentarlo la próxima semana. Por primera vez se reunieron con un documento sobre la mesa las tres fuerzas que intentan llegar a un acuerdo de gobierno en Navarra: PSN-PSOE, NaBai e Izquierda Unida. No hay un tema concreto de discrepancia, sino la suma de una concepción diferente sobre el entramado institucional de Navarra, según fuentes del PSN. Los nacionalistas no discuten la autonomía de Navarra respecto al País Vasco, pero querrían dejar la puerta abierta a una colaboración más intensa, así como la posibilidad de cambiar leyes.

"Con voluntad política, el acuerdo sería posible, ya que no es un problema de programa". Ésta es la visión del cabeza de lista de Nafarroa Bai, Patxi Zabaleta. Para este dirigente si no existe un compromiso "por escrito" sobre programa, composición y funcionamiento de un eventual Gobierno de coalición, volverán a decir que no apoyan a ningún candidato cuando el próximo miércoles la presidenta del Parlamento de Navarra, Elena Torres, requiera a todos los portavoces para saber si alguien está en condiciones de presentarse a la sesión de investidura, ha señalado a este periódico.

De momento no se dan las condiciones. Después de algo más de tres horas de reunión en Pamplona, representantes socialistas (Guillermo Herrero y Alfonso Arroyo), de NaBai (Patxi Zabaleta, Uxue Barkos y Koldo Amezketa) y de IU-NEB (Miguel Izu, Félix Taberna, Maite Mola e Idoia Saralegui) se levantaron sin acuerdo. Volverán a intentarlo el lunes.

Los socialistas acudieron a la reunión con un documento titulado Bases para un gobierno de convivencia que, aunque no fue desautorizado, en la práctica quedó inutilizado dado que en casi todos los asuntos identitarios los nacionalistas incluían apostillas inasumibles, en principio, por el PSN. Interlocutores que conocen el contenido de la reunión señalan que NaBai no cuestiona la identidad de Navarra como comunidad autónoma diferenciada, ni que su relación con la Comunidad Autónoma Vasca debe ser de "normalidad" por propia vecindad, según propusieron los socialistas. Ahora bien, NaBai quiere añadir que ese estatus "puede ser modificado". Y esa apelación a futuras modificaciones se produjo ayer en todos los temas sensibles, al menos, para los socialistas.

También parecía que había acuerdo en el mantenimiento de la Ley Foral del Vascuence de diciembre de 1986, toda vez que Patxi Zabaleta aceptó el planteamiento de los socialistas, según el cual podría extenderse, es decir, reconocerse con todas las ayudas necesarias, el euskera a zonas donde haya demanda social, aunque no estén dentro del área vascófona. La ley demarcó tres zonas lingüísticas en Navarra: vascófona, mixta y castellana. Zabaleta acepta este planteamiento de que la realidad y la demanda social se impondrá. Ahora bien, tampoco renuncian los nacionalistas a modificar la ley. El PSN todavía aspira a que haya acuerdo aunque ayer reconoció cierta frustración al escuchar de NaBai su afán porque "todo pueda ser modificado". En NaBai, sin embargo, creen que si hay problemas será porque el PSOE desde Madrid presiona por temor a que el acuerdo les perjudique electoralmente en el resto de España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de julio de 2007