"El mar lo veré de lejos"

Jessica Cordero va a tener que organizarse este verano. Al tiempo que trata de descansar del largo curso de 2º de Bachillerato, tendrá que recuperar su única asignatura suspendida, Historia del Arte, y repasar a fondo el resto de las materias, porque de todas ellas se examinará en la convocatoria de septiembre de la Selectividad. "Normalmente, los veranos trato de ir a la playa con las amigas en Punta Umbría o La Antilla. Pero este año, la verdad es que voy a ver el mar de lejos, porque tengo que estudiar bastante", afirma esta joven de 19 años y vecina de Gibraleón (Huelva).

Para organizarse mejor, ha optado por contratar los servicios de un profesor particular que le echará una mano en la asignatura que ha suspendido. "Voy a estudiar con él tres días a a la semana en clases de una hora y media por las tardes. Y por las mañanas voy he buscado un trabajo para sacar algo de dinero. Así que no me voy a aburrir".

Jessica no es una excepción. Muchos chavales hacen lo propio en las mismas costas en las que veranean. Aprovechando esta realidad, academias de estudio como Alemany, decana de las asentadas en Huelva, abren sus puertas en Punta Umbría y Mazagón. "En nuestra academia de Mazagón, por ejemplo, montamos carpas donde trabajamos al aire libre. Allí damos las clases", explica Francisco Alemany, director de la academia.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS