Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Palop insta a reutilizar mejor el agua antes de pedir trasvases

AcuaJúcar aprueba el inicio de las obras del canal Júcar-Vinalopó

La Comunidad Valenciana debe aprovechar más y mejor sus recursos hídricos "antes de pedir solidaridad a los demás", según advirtió ayer el director general del Agua del Ministerio de Medio Ambiente, Jaime Palop, que respondía así a la insistente exigencia del PP de un trasvase del Ebro. Sobre la propuesta del PSPV-PSOE de abrir un debate sobre un minitrasvase "razonable" a Sagunto, Palop opinó que "desenfoca" el problema.

Pedir agua a otros debe ser "la última posibilidad", subraya el director general

Palop pidió ayer a la Comunidad Valenciana que aproveche sus recursos propios antes de pedir la solidaridad de los demás y afirmó que el problema del agua no se resuelve con una transferencia del Ebro, que el presidente del Consell, Francisco Camps, pidió de nuevo en el debate de investidura. Palop dijo en Zaragoza, tras presentar la campaña de verano de ahorro de agua, que "el hecho de que Valencia y su área metropolitana esté echando al mar más de cien hectómetros cúbicos de agua de la depuradora de Pinedo sin reutilizarse da una idea del esfuerzo que hay que hacer todavía internamente antes de pedir la solidaridad de los demás". El director general hizo estas consideraciones tras ser preguntado por la oferta de pacto al PP que lanzó Joan Ignasi Pla para sacar el agua del debate político y que incluía abrir un debate sobre un posible trasvase "razonable" del Ebro con el acuerdo de todas las partes, algo que en opinión de Palop es "desenfocar" la cuestión. Según el alto cargo del ministerio, "realmente, el problema del agua en Valencia está muy lejos de si hay agua del Ebro o no hay agua del Ebro". Para Palop, los problemas están primero en la agricultura que "tiene unos canales de comercialización y una política de fomento y de protección muy lejos de la realidad".

En concreto, dijo que "el hecho de que lleven campañas enteras con los cítricos colgados en los árboles sin recoger tiene muy poco que ver con si hay agua en el Ebro o no", volvió a incidir, y recordó, además, que el Ministerio de Medio Ambiente siempre ha dicho lo mismo: "Antes de solicitar la solidaridad de nadie, mucho antes, mucho antes de crear tensiones sociales y territoriales, es fundamental agotar los recursos propios". En ese aspecto, subrayó que la política del programa Agua se centra en que "primero hay que acabar con los recursos propios y demostrar que no se tienen recursos suficientes para poder seguir ejerciendo actividades económicas", y "sólo en ese caso y, como última posibilidad, es cuando se debe pedir agua a otros".

En este sentido, el director general señaló que en el Ebro no se sabe el agua que sobra y añadió que "no valen imágenes demagógicas de una riada en la que hay quince días que se está yendo al mar mucha agua". En su opinión, "eso no significa nada, porque en hidráulica, en gestión de recursos, lo que cuenta es el año y no los cinco o diez días", ya que nunca se hacen infraestructuras para aprovechar diez días.

Por otro lado, el consejo de administración de la sociedad estatal AcuaJúcar aprobó ayer con unos meses de retraso el inicio de las obras del nuevo trazado del trasvase Júcar-Vinalopó. En los próximos días comenzarán los trabajos de instalación de la tubería del tramo C en Llanera de Ranes, donde se ubicará una balsa de regulación de 51.000 metros cúbicos, así como una estación de bombeo.

El proyecto, adjudicado por 28 millones de euros a la UTE formada por Romymar, SA, Vías y Construcciones, SA, y Electrosur XXI SL, contempla la ejecución de un sifón de 18 kilómetros entre Barxeta y Xàtiva, cuya función es transportar por presión el agua hasta la balsa de regulación de Llanera de Ranes. El consejo de administración aprobó también un convenio específico de investigación entre AcuaJúcar y la Universidad de Alicante para analizar la influencia del cambio climático en los recursos hídricos disponibles en el curso bajo del río. La empresa estatal aprobó, asimismo, los protocolos que firmará con las comunidades de regantes de la acequia mayor del Pantano y la acequia mayor de Marchena de Elche, que reúnen 12.000 hectáreas de cultivo, para el uso de los caudales del trasvase, que aún rechazan por el cambio de trazado la Junta Central de Usuarios y el PP.

Acuamed, que desarrolla el programa Agua, también aprobó importantes obras por 84 millones de euros. Entre ellas, la reordenación de la red de saneamiento del área de L'Albufera, dentro del plan de recuperación del parque natural, que se beneficiará además de nuevas obras para reutilizar más agua de Pinedo -como continuación de actuaciones de la Generalitat- y de la depuradora de Sueca. Acuamed adjudicó también la primera fase de la reparación del canal principal del Camp de Túria y la asistencia técnica de la desaladora de El Campello.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de junio de 2007