Análisis:A LA PARRILLA
Análisis
Exposición didáctica de ideas, conjeturas o hipótesis, a partir de unos hechos de actualidad comprobados —no necesariamente del día— que se reflejan en el propio texto. Excluye los juicios de valor y se aproxima más al género de opinión, pero se diferencia de él en que no juzga ni pronostica, sino que sólo formula hipótesis, ofrece explicaciones argumentadas y pone en relación datos dispersos

De usted

Mercedes Cabrera, ministra de Educación y Ciencia, pasó ayer por Los desayunos de TVE. Le preguntaron por la dichosa asignatura de ciudadanía y derechos humanos y, de paso, por la propuesta de Sarkozy de imponer el trato de usted entre alumnos y profesores en las escuelas. La ministra opinó que la suspensión del tuteo no le parecía mal siempre que forme parte de un auténtico respeto hacia los profesores. Mientras discutimos sobre tuteo y asignaturas de adoctrinamiento de uno u otro bando, los niveles educativos siguen en unos niveles espeluznantes. Cualquier padre que se tome la molestia de acercarse a los libros de texto de sus hijos descubrirá un mundo en el que se intenta evitar el esfuerzo a toda costa y se insiste en convertir los deberes en un juego lo bastante ameno para que la criatura no sufra más traumas que los que se desprenden de tener una negligente preparación en el futuro.

Así las cosas, el tuteo puede convertirse en ese detalle mediático imprescindible para evitar hablar del meollo de la cuestión. Curiosamente, el presidente del Gobierno del que forma parte la ministra Cabrera estuvo hace unos meses en televisión (Tengo una pregunta para usted), ante una selección de ciudadanos, y los trató a todos de tú (Tengo una respuesta para ti). Fue un subidón coloquial inapropiado. Suele decirse que cuando los alumnos tratan al profesor de tú rebajan su autoridad y dificultan su posibilidad de imponerse. Es una lectura muy primaria, pero si la aplicamos al tuteo televisivo zapateril debemos deducir que cuando el presidente del Gobierno nos trata de tú está rebajando los niveles de autoridad de quienes le votan. Se trata, pues, de una estrategia de aproximación y de una treta para ganar una proximidad que maquille las dudas respeto a la credibilidad. Con la supresión del tuteo educativo (que es una extensión del todopoderoso tuteo televisivo) puede acabar ocurriendo lo mismo: que llamar de usted al profesor sea la excusa para poder continuar minando su autoridad en todos los demás ámbitos de la educación.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción