Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Editorial:

Oposición a destiempo

¿Por qué será que la oposición busca la bronca en torno a aquello que más comparte con el Gobierno? La reacción del PP tras el asesinato de seis soldados españoles en Líbano en un atentado con coche bomba ha sido un ejemplo de esa obsesión. Hay partidos en España que están, abierta o solapadamente, en contra del envío de tropas a misiones internacionales. Pero el PP está a favor, claramente, lo que no impide que cada vez que hay algún acontecimiento trágico, ya sea el accidente de un helicóptero en Afganistán o un ataque terrorista en Líbano, voces de ese partido rivalicen con las de sus medios más afines en la búsqueda de razones para hacer reproches y marcar distancias con el Gobierno de la manera más artificial.

Con diligente rapidez, el ministro de Defensa, José Antonio Alonso, compareció la misma tarde en que se había producido el atentado para dar cuenta de lo que se sabía; enseguida salieron voces diciendo que por qué el ministro y no el presidente. Y como el ministro reconoció que el vehículo no tenía inhibidores de frecuencia contra bombas accionadas a distancia, ese asunto se convirtió en piedra de escándalo, a despecho de las explicaciones aportadas: por qué se consideró una prioridad en Afganistán pero no en Líbano, a la vista de los antecedentes y la evaluación de riesgos por parte del Estado Mayor, en coincidencia con los demás países participantes en la misión. El presidente dio ayer más explicaciones en el Parlamento, incluyendo la de que está en marcha la instalación de esos aparatos. Rajoy consideró tales explicaciones "una vergüenza".

El líder de la oposición no resistió la tentación de reiterar su acusación de que la tragedia demostraba que se habían ocultado los riesgos de la misión presentándola como de paz. Fue la ONU la que así denominó a la iniciativa de desplegar 12.000 soldados de 28 países en territorio libanés tras la guerra del pasado verano entre milicias de Hezbolá y el ejército de Israel. Que era una misión arriesgada se ha dicho cada vez que el tema ha sido suscitado; pero hay una inercia imparable de los portavoces del PP a decir lo mismo que ya dijeron la vez anterior, y de sus medios afines a añadir demagogia sobre los "pacifistas de salón", que consideran al Ejército "una ONG sin riesgo para los soldados", etcétera.

Este comportamiento es irresponsable: el objetivo de ataques terroristas como el del domingo es intimidar a los soldados sobre el terreno y crear las condiciones para que la opinión pública exija al Gobierno atacado la retirada de las tropas. ¿Es eso lo que desea el PP?

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de junio de 2007