Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Deontología del cuarto poder

Santiago de Compostela, A Coruña

El ministro de Trabajo, Jesús Caldera, llama a la autorregulación de los medios a la hora de tratar la violencia de género. Es preocupante que el poder político pretenda inmiscuirse en regular los medios, que han conquistado la autorregulación como mejor salvaguarda de la libertad de prensa. Sin embargo, esto no debe ser óbice para que las declaraciones del ministro nos lleven a la reflexión.

El papel de los medios a la hora de visibilizar y politizar un conflicto social que, hasta hace no muchos años, era considerado de ámbito privado ha sido fundamental para el desarrollo de las leyes posteriores. Pese a esto, considero que el trato que se hace de las informaciones sobre violencia de género puede producir el efecto contrario. No se trata de no dar la información, sino de la forma de hacerlo. Se trata, en definitiva, de dar un salto cualitativo y poner especial sensibilidad en el tratamiento de la violencia de género, evitando frases tan leídas como "después de una fuerte discusión", que, inconscientemente, pueden atenuar o justificar el hecho de que un hombre asesine a una mujer por considerarla inferior. Hablo del compromiso social del periodismo, de que todos luchemos por acabar con esta violencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de junio de 2007