Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Narbona cree inaudito que el trasvase aún sea objeto de debate en las Cortes

Aguas del Júcar aprobará el viernes las obras del primer tramo del canal Júcar-Vinalopó

Cristina Narbona, ministra de Medio Ambiente, comentó ayer en Valencia que resulta increíble que el trasvase de aguas del Ebro aún sea objeto de debate en las Cortes Valencianas: "Se sigue debatiendo de algo que no existe". Narbona recordó que el Gobierno socialista no derogó el Plan Hidrológico Nacional, sino una canalización de aguas superficiales, "el último recurso", en una decisión avalada por la Unión Europea. En Elche, Narbona avanzó que Aguas del Júcar aprobará el viernes las obras del primer tramo del nuevo trasvase entre el Júcar y el Vinalopó.

MÁS INFORMACIÓN

El programa Agua impulsado por el Ministerio de Medio Ambiente para cubrir las carencias hídricas de las cuencas mediterráneas que el antiguo Plan Hidrológico pretendía paliar con el trasvase de aguas del Ebro desbordará las expectativas del Gobierno. En palabras de Narbona: "Aspiramos a ahorrar hasta 3.000 hectómetros cúbicos en una legislatura".

En una comida ante un nutrido grupo de empresarios en Valencia, la responsable de Medio Ambiente disipó algunos fantasmas. Recordó que el "impresionante" año hidrológico 2004 a 2005 fue el peor en décadas: "Todavía sufrimos sus consecuencias, pero no ha habido ni un solo episodio de cortes de suministro como sí sucedió en ocasiones anteriores".

Narbona desgranó algunos datos para expresar su compromiso con el territorio. El área de Medio Ambiente ha licitado obras por 3.100 millones de euros y ha adjudicado 1.700 millones en tres años, una cantidad que duplica la media de años anteriores. La inversión se ha concentrado en Murcia, Castilla-La Mancha y la Comunidad Valenciana. Y apeló a un cambio de actitud de la Generalitat hacia el programa Agua en la presente legislatura para facilitar las cosas.

Como botón de muestra aludió al convenio que firmó ayer, a primera hora de la mañana en Elche con la Comunidad General de Regantes Riegos de Levante, Margen Izquierda del Segura. El convenio prevé la construcción de una nueva desaladora, "probablemente" en el término de Guardamar, que aportará entre 20 a 40 hectómetros cúbicos anuales de agua desalada para cubrir las necesidades de 20.000 regantes que cuyos cultivos se extienden sobre 32.000 hectáreas.

También en Elche, Narbona anunció que el consejo de Aguas del Júcar aprobará el viernes el proyecto constructivo del primer tramo de las obras del trasvase entre el Júcar y el Vinalopó que arrancarán en el Azud de la Marquesa.

En un breve coloquio, en Valencia, Narbona evitó descartar cualquier trasvase pero apeló al acuerdo con las regiones cedentes como requisito previo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de junio de 2007