Nuevas expropiaciones

En su periplo de ayer, Cristina Narbona recaló el Calp, donde dejó la puerta abierta a nuevas expropiaciones de terreno. La ministra mencionó la polémica de las torres de punta Llisera, en Benidorm, o el hotel que se construye en Calp a seis metros del mar, construcciones que se inmiscuyen en dominio público marítimo terrestre y contra las que el Ministerio de Medio Ambiente ha iniciado los trámites para paralizar las obras.

Narbona no descartó expropiar la propiedad en la que se está levantando, en Calp, un hotel de 24 alturas a escasos metros del mar, donde la Generalitat ha mantenido su autorización pese a las irregularidades de trámite, debido a que el Ayuntamiento otorgó licencia aunque el permiso de la Consejería de Infraestructuras había caducado. "No vamos a destruir ecosistemas de gran valor por procesos urbanísticos que no garantizan el respeto a nuestro litoral", dijo.

Narbona recordó a la Generalitat que la nueva Ley del Suelo está aprobada para garantizar los valores medioambientales y económicos del suelo. "La Generalitat debe corregir su modelo de desarrollo urbanístico con infraestructuras que garanticen la sostenibilidad", reclamó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 26 de junio de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50