Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno alerta del "gran impacto" de una cantera que avala la Xunta en O Courel

Un informe oficial constata que la explotación ilegal contaminó un río y agrietó una carretera

La Xunta acaba de legalizar una cantera en O Courel que, según el Ministerio de Medio Ambiente, invade y contamina un río, provoca un "gran impacto" ambiental y visual en el paraje y ha agrietado una carretera. Los técnicos del Gobierno alertan de que la explotación de A Campa, que lleva funcionado más de 20 años sin autorización, sufre desprendimientos de grandes y pequeñas rocas que erosionan el suelo y afectan a las fincas del entorno. Los gobiernos central y gallego preparan un proyecto para reparar esta destrucción con más de 3 millones de dinero público.

El Gobierno gallego autorizó la pasada semana la actividad de una empresa que lleva años explotando la pizarra de Folgoso do Courel (Lugo). Vecinos y ecologistas critican la decisión del bipartito por los daños que la cantera, gestionada por Cupa Group, ha provocado en la zona mientras carecía de licencia. Técnicos de la Confederación Hidrográfica del Norte, que depende del Ministerio de Medio Ambiente, levantaron acta el año pasado de la destrucción ambiental que ha sufrido este enclave montañoso.

En su informe, los ingenieros dejan constancia de la "gran contaminación" causada en el río Redomás, del "gran impacto visual" del complejo, de los "agrietamientos" aparecidos en la carretera que une Folgoso y Santa Eufemia y de la "erosión y pérdida de suelo" que ocasionan los desprendimientos de rocas. Los técnicos certifican que la empresa que extrae la pizarra "ha invadido" el cauce y que lo ha soterrado por debajo de una escombrera, "con la evidente incidencia en el ecosistema fluvial y en la vegetación y la fauna de las márgenes".

La multinacional que explota la pizarra de O Courel ha habilitado su vertedero sobre el río y en él deposita cada año, según sus propias cifras, unos 450.000 metros cúbicos de residuos. "La propia escombrera y otros frentes de explotación antiguos ya abandonados ocupan una extensión considerable", se puede leer en el documento, "produciendo un elevado impacto visual y ambiental". Los técnicos detectan además "síntomas de inestabilidad y riesgo que afectan a toda la ladera" y peligro para quienes transitan por la carretera.

Arreglos con dinero público

Para reparar el paraje destrozado en Folgoso do Courel por la cantera sin licencia la Administración utilizará ahora dinero público procedente de las arcas de la Unión Europea, de la Xunta y del ministerio. La Confederación Hidrográfica del Norte prevé invertir en la zona alrededor de 3,7 millones de euros. Además de ordenar y proteger las márgenes del río Redomás devastadas por la explotación, el proyecto incluye medidas que beneficiarán a la concesionaria. La actuación restaurará el espacio ocupado por la escombrera y diseñará un nuevo vertedero "con los condicionantes necesarios para su futura integración ambiental".

El acuerdo para rehabilitar la zona de la cantera con dinero público se firmó en julio de 2001, cuando la explotación no contaba con licencia, ni autonómica y municipal. Aquel protocolo fue suscrito por la Xunta, el Ministerio de Medio Ambiente y la Asociación Gallega de Pizarristas para recuperar en Galicia áreas afectadas por antiguas escombreras de pizarra. Fuentes de la Confederación Hidrográfica del Norte alegan que se incluyó la cantera ilegal de A Campa porque así lo propuso la Xunta del PP.

Los técnicos del ministerio que redactaron en 2006 el informe sobre A Campa acudieron a Folgoso do Courel a fin de evaluar las obras necesarias para restaurar ambientalmente la zona. Estos trabajos aún no se han ejecutado, ya que, según informa la Consellería de Medio Ambiente, Cupa Group ha presentado otro estudio con medidas alternativas. Esta multinacional, que exporta pizarra a más de 20 países, eludió ayer comentar los daños provocados por su explotación y se limitó a apuntar que su trabajo se ha desarrollado "siempre dentro de la legalidad".

El Consello de la Xunta aprobó el pasado jueves la autorización de esta cantera, sobre la que desde 2002 pesaba una orden de paralización de actividad de la Consellería de Política Territorial. Cupa Group ha solicitado la apertura de dos nuevas explotaciones en O Courel. Uno de los proyectos prevé utilizar los terrenos de A Campa para acumular más escombros.

Molinos en Red Natura

Los parajes protegidos de Galicia no logran zafarse de las palas de los aerogeneradores. La Consellería de Innovación e Industria acaba de dar el visto bueno a otro parque eólico en terrenos preservados por la Red Natura.

La empresa coruñesa Fergo Galicia Vento levantará doce molinos en un espacio ubicado entre los ayuntamientos de Samos y Triacastela (Lugo). La instalación, que tendrá 24 megavatios de potencia, invadirá un área incluida en el Lugar de Interés Comunitario Ancares-Courel y considerada de especial protección por sus valores naturales.

El Gobierno gallego se ha comprometido a vetar los parques eólicos que se propongan en Red Natura, aunque en este caso el proyecto ha salido adelante. La solicitud para instalar el Parque Eólico Serra Oribio fue presentada en 2004 cuando el PP controlaba la Xunta, pero la declaración de impacto ambiental fue formulada por la Consellería de Medio Ambiente el 12 de agosto de 2005, apenas unos días después de que tomara posesión el bipartito. Para instalar los aerogeneradores, Fergo Galicia ha llegado a un acuerdo con la comunidad de montes de Carqueixeda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de junio de 2007

Más información