Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Debate de investidura

Una investidura con la vista puesta en las generales

La sesión de investidura registrada ayer en las Cortes Valencianas se realizó con la mirada puesta en la próxima convocatoria de las elecciones generales. Sobre todo por parte del presidente de la Generalitat, Francisco Camps, que dejó claro que "mirar al futuro significa pedir agua, inversiones, seguridad y el reconocimiento inequívoco de que somos ya cinco millones de personas para la financiación que nos corresponde del Estado". Y por si alguien tenía dudas de que la convocatoria electoral es más que cerca para los políticos, Camps remachó que "los valencianos están del Gobierno de Zapatero hasta la coronilla". Eso sí después de acusarle de venir sólo a Valencia a menudencias.

Descalificación que obligó a Pla a salir en defensa del presidente del Gobierno y a pedir decoro y lealtad en las alusiones a Zapatero. En su intervención Pla también habló del horizonte 2008 y se ofreció para intermediar entre la Generalitat y el Gobierno en temas de agua. Un ofrecimiento que Camps sólo visualizó en tres contextos. Y así lo verbalizó: que gane Rajoy, que venza Zapatero sin necesidad de contar con ERC o que Pla esté en un futuro Gobierno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de junio de 2007