Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El conservador Macri arrebata al peronismo la capital argentina

Los datos oficiales dan un claro triunfo electoral al empresario y presidente del Boca Juniors

El centro-derecha argentino obtuvo anoche una rotunda victoria en la segunda vuelta de las elecciones a jefe de Gobierno (alcalde) de la ciudad de Buenos Aires. El empresario y presidente del Boca Juniors, Mauricio Macri, se impuso, según datos oficiales, por 20 puntos a Daniel Filmus, ministro de Educación y candidato propuesto por el presidente argentino, Néstor Kirchner. A falta de cuatro meses para las elecciones presidenciales, Buenos Aires se ha decantado por la oposición a Kirchner.

En Argentina el voto es obligatorio. El padrón es azul para los hombres y rosa para las mujeres

En la primera vuelta los porteños apostaron por el mensaje de eficacia y seguridad de Macri

Con el 60%-61% de los votos, según los primeros escrutinios, el líder de Propuesta Republicana (PRO) ha ganado mucho más que la alcaldía de la capital argentina, al convertirse en el político opositor con mayor respaldo electoral. Además es la primera vez en que la capital argentina será gobernada por alguien que no proviene ni del peronismo ni del radicalismo, los dos movimientos históricos de la política argentina. "Las personas que han votado al PRO se han decantado por la esperanza y no por el miedo", dijo Macri esta madrugada en su primer discurso.

La de anoche fue la tercera victoria consecutiva de Macri sobre las listas que ha presentado Kirchner en Buenos Aires. La primera fue en las legislativas de octubre de 2005 y la segunda hace 24 días, en la primera vuelta de los comicios a la alcaldía, cuando Macri se impuso en todos los distritos.

Dos ministros de confianza de Kirchner, el entonces responsable de Exteriores, Rafael Bielsa, en 2005, y el de Educación, Daniel Filmus, han caído ante un político de 48 años que acusa al Gobierno federal de ineficacia y de enmascarar el deterioro de la situación en las cifras macroeconómicas. El Gobierno destaca todos los meses que las encuestas le dan altísimos porcentajes de aprobación, pero anoche el respaldo del electorado porteño apenas superaba el 39%.

Macri no tiene previsto presentarse a las presidenciales de octubre, pero el abultado resultado no podrá evitar las invitaciones para que lidere la oposición contra el Frente Para la Victoria (FPV), la formación gestada por Kirchner en paralelo al peronismo y que se proclama de izquierdas. Ayer, varios exponentes del peronismo desafecto a Kirchner -cuya importancia en votos no hay que despreciar- se acercaron al local donde Macri celebraba la victoria en el barrio de La Boca. A estas alturas, el presidente argentino aún no ha desvelado si será él o su mujer, la senadora Cristina Fernández, quien encabezará la candidatura oficialista a la Casa Rosada.

En la última semana, comenzó a hablarse de un posible adelanto en la fecha del traspaso de poderes del actual gobernador, Jorge Telerman. El detalle es importante, porque en principio la ceremonia estaba prevista para diciembre, ya pasadas las elecciones presidenciales. Un adelanto en la toma de posesión permitiría a Macri tener un papel protagonista en la campaña electoral, incluso aunque él no concurriera como candidato. Telerman subrayó ayer que piensa permanecer en su cargo hasta el 10 diciembre, como marcan los plazos, pero lo cierto es que no se ha ceñido a ellos al convocar estas elecciones. Los ha adelantado.

Macri, quien hace años fue víctima de un secuestro, ha encontrado en la inseguridad no sólo un filón electoral, sino también uno de los talones de Aquiles de la Administración federal, cuyos representantes niegan que el aumento de la delincuencia sea real. Pero los porteños no parecen estar de acuerdo y así, en una encuesta aparecida esta semana, más del 78% de los vecinos de la capital creen que la inseguridad es el principal problema seguido, muy de lejos, por el tráfico, con el 31%.

Otra derrota de Kirchner

La jornada tuvo otra mala noticia para Néstor Kirchner en Tierra del Fuego, donde su candidato y actual gobernador, Hugo Cóccaro, fue derrotado por Fabiana Ríos, de Afirmación por una República Igualitaria (ARI), quien logró el 50,22% de los votos por el 48,34% del candidato del Frente Para la Victoria. El resultado de la provincia más meridional argentina es significativo por tres razones.

Ríos se convierte en la primera mujer gobernadora electa en el país. Su victoria supone además un soplo de aire fresco para la líder nacional del partido, Elisa Carrió, cuya imagen había quedado dañada tras la primera vuelta de las elecciones de Buenos Aires, donde apoyó al gobernador Jorge Telerman, quien ni siquiera pasó al segundo turno. Carrió ve resucitadas sus aspiraciones presidenciales. Y Kirchner ha sufrido un importante revés en una provincia que el oficialismo daba como segura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 25 de junio de 2007

Más información