Los nuevos ayuntamientos

Lores garantiza que habrá pacto con el PSOE, que pide una "relación paritaria"

No hubo sorpresas en la sesión de investidura en Pontevedra, donde el nacionalista Miguel Anxo Fernández Lores afronta su tercer mandato como alcalde de la ciudad a pesar de no haber alcanzado un acuerdo con los socialistas, que sí respaldaron su candidatura frente a la de Telmo Martín, del PP, relegado a la oposición. La toma de posesión de Lores dejó patente la distancia que aún separa a BNG y PSOE para firmar un pacto, que tras ocho reuniones no ha conseguido cuajar, a pesar de los esfuerzos de última hora.

Martín felicitó a Lores antes de la votación y tras augurar un mal camino al gobierno local porque "ya se sabe cómo acaban los matrimonios de conveniencia", le ofreció "100 días sin críticas", aun cuando su discurso estuvo repleto de reproches. La polémica llegó de la mano de la socialista Teresa Casal, quien recordó que si bien ha posibilitado un gobierno de izquierdas, su estabilidad "no depende sólo" del PSdeG. "Allá cada uno con sus decisiones", matizó en alusión al tira y afloja que mantienen ambas formaciones desde hace 15 días.

Casal apuntó directamente contra el talante negociador de los nacionalistas. "Nosotros entendimos perfectamente el mensaje, tenemos un encargo sagrado, casi institucional que no queremos traicionar", dijo, para añadir que los resultados del 27-M requieren un gobierno con una "relación prácticamente paritaria". Con todo, el abrazo entre Lores y Casal evidenció la satisfacción de los dos políticos que llegarán "sin duda" a un acuerdo, en palabras del alcalde nacionalista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 16 de junio de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50