Los pactos electorales tras el 27-M

UPN mantiene la alcaldía de Pamplona gracias al voto en blanco de los socialistas

Los nuevos ayuntamientos navarros configuran desde ayer un mapa muy plural, con su capital, Pamplona, gobernada por tercera legislatura consecutiva por Yolanda Barcina (UPN). Barcina recibió la vara de mando gracias al voto en blanco los cuatro ediles del PSN-PSOE. Los socialistas se abstuvieron, en cumplimiento de la resolución de su ejecutiva regional de no participar en ninguna acción política en la que esté presente Acción Nacionalista Vasca (ANV).

Este rechazo al apoyo de ANV ha hecho perder a los socialistas alcaldías destacables en Navarra, como Estella y Tafalla. El pacto con Nafarroa Bai e IU ha dado al PSN las alcaldías de Burlada y Olite, mientras la coalición nacionalista alcanza las de Barañain, Zizur, Villava y Alsasua.

Uxue Barkos, candidata a la alcaldía de Pamplona por NaBai, felicitó a Barcina, pero le anunció una "leal y contundente oposición". Mariné Pueyo, edil de ANV, bajó a la plaza consistorial y ante más de un centenar de simpatizantes lanzó duras críticas a NaBai y PSN por haber impedido un gobierno de izquierdas.

En el valle de Sakana, NaBai sólo tomó posesión parcial de sus puestos en tres consistorios en los que ANV vio impugnadas sus listas: Etxarri Aranatz, Bakaiku y Ziordia. También gobernará en Baztán o Irurtzun, entre otros. ANV gobernará nueve ayuntamientos navarros: Bera de Bidasoa, Navascués, Lakuntza, Basaburua, Goizueta, Araitz, Arbizu, Leitza y Basaburua.

El voto de Gabriel

En Sartaguda (1.400 vecinos), el socialista José Ramón Martínez Benito resultó elegido alcalde con los cuatro votos del PSN y el voto del único edil de ANV, Gabriel Martínez. A pesar del expediente que le ha abierto su partido, cuenta con el apoyo de la agrupación local del PSN, cuyos miembros están dispuestos a irse del PSOE si el alcalde es expulsado.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El ya nuevo alcalde señaló, entre aplausos de los vecinos, que aceptó el voto de ANV por ser "el voto de Gabriel", un vecino al que conoce bien y cuyo rechazo a la violencia ha quedado patente en más de una ocasión. El edil de ANV se refirió a los 99 vecinos del pueblo fusilados en la Guerra Civil -"un genocidio del que nunca nos han perdido perdón"- y criticó el "circo mediático" generado alrededor de la localidad. Añadió que él jamás ha matado "ni a un pájaro".

El alcalde saliente, Iñigo Pascual (UPN), hijo de un ingeniero de la central nuclear de Lemóniz asesinado por ETA en 1982, manifestó: "No digo que seáis terroristas, lo que sí digo es que habéis tenido oportunidades de condenar la violencia y no lo habéis hecho".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS