Los pactos electorales tras el 27-M

La izquierda 'abertzale' regresa al poder en 34 ayuntamientos vascos gracias a ANV

Cinco detenidos en los incidentes causados por radicales en la constitución de los consistorios

La izquierda abertzale gobernará los próximos cuatro años gracias a las listas de ANV en 34 ayuntamientos de Euskadi, 10 menos de los que Euskal Herritarrok (la última marca con la que Batasuna tuvo poder local antes de su ilegalización en 2002) controló entre 1999 y 2003. Un importante despliegue policial, especialmente en las grandes ciudades, y los incidentes puntuales causados por grupos de radicales en los lugares donde las listas de ANV fueron anuladas por los tribunales Supremo y Constitucional marcaron ayer la constitución de los consistorios vascos.

Un socialista se convierte en alcalde de Vitoria por primera vez en la historia

Además, sobre las 22.30, un grupo de encapuchados inecndió un autobús urbano que iba sin pasajeros en el barrio de Monte Carmelo, en Bilbao.

Un total de 243 de los 251 ayuntamientos vascos tienen desde ayer nuevo alcalde. Los ocho restantes, cinco guipuzcoanos y los vizcaínos de Ondarroa, Mendexa y Nabarniz, no han llegado a constituirse por diferentes razones. En los que sí lo hicieron, el PNV es de nuevo el partido con más alcaldes (123), seguido por ANV, el PSE (19), EA (15), Aralar (tres), el PP (dos) y EB (1). En otras 46 poblaciones regirán independientes.

ANV, cuyas listas apoyó explícitamente la ilegalizada Batasuna en la campaña, convierte en alcaldías los 31 triunfos electorales (17 de ellos por mayoría absoluta) que obtuvo en Euskadi el 27-M y arrebata tres consistorios al PNV: Azpeitia (Guipúzcoa) y Gautegiz (Vizcaya) con los votos de EA y el también vizcaíno de Igorre, gracias a los de una lista independiente. EA, socio del PNV en el Gobierno vasco, ha intercambiado apoyos con los abertzales en ayuntamientos de estas dos provincias, lo que ha motivado un indisimulado malestar en las filas peneuvistas y en la dirección de Eusko Alkartasuna, que ayer afirmó que analizará cada caso en que sus electos no lo hayan respetado. Como ya anunció Aralar, concejales de EA decidieron ayer en varias localidades no asumir sus cargos al considerar que corresponden a las listas anuladas de ANV.

La Ertzaintza custodió con un importante despliegue los consistorios, en varios de los cuales se tomaron medidas suplementarias de protección -el de San Sebastián amaneció vallado- para evitar incidentes. ANV había organizado concentraciones, apoyadas por otras organizaciones independentistas, en los lugares donde sus listas fueron anuladas antes de los comicios. La presencia policial no evitó que simpatizantes de la izquierda abertzale organizasen diversos altercados. Cinco personas fueron detenidas por la Ertzaintza durante enfrentamientos entre agentes y manifestantes ante la puerta de los consistorios vizcaínos de Sestao (tres arrestados), Zalla y Lekeitio (uno en cada caso). Todos ellos menos este último quedaron por la tarde en libertad.

En Andoain (Guipúzcoa) tuvo que intervenir la policía vasca para desalojar entre forcejeos a siete miembros de ANV que interrumpieron el inicio del pleno exhibiendo carteles con el lema "Demokrazia zero" y con gritos de protesta. En la puerta del garaje del alcalde, el socialista José Antonio Pérez Gabarain, pintaron la palabra "fascista", informa Mikel Ormazabal.

No fueron los únicos incidentes en territorio guipuzcoano. En Astigarraga, una treintena de personas lograron acceder al salón de plenos hora y media antes de iniciarse la sesión. Cinco de ellos se sentaron en los escaños que consideran suyos, hasta que la Ertzaintza les ordenó que abandonaran el lugar para que pudiera celebrarse la toma de posesión de los verdaderos ediles. En Ordizia, los radicales abuchearon a los ediles en el pleno y, tras este, les acorralaron e increparon cuando acudían todos a un bar cercano. Ana Urchueguía, reelegida alcaldesa socialista de Lasarte, fue igualmente insultada durante el pleno.

Las amenazas abertzales de los últimos días a los cargos electos aconsejaron trasladar a la Diputación guipuzcoana la constitución del consistorio de Ibarra, mientras que las de Galdakao y Leioa, ambos en Vizcaya, tuvieron que realizarse a puerta cerrada ante el acoso y los insultos de grupos de radicales.

De las tres capitales, PNV y PSE seguirán otros cuatro años gobernando Bilbao (Iñaki Azkuna) y San Sebastián (Odón Elorza), respectivamente. El cambio llega en Vitoria, la joya de la corona municipal del PP en Euskadi, donde los socialistas (Patxi Lazcoz) gobernarán por vez primera en la historia de la democracia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 16 de junio de 2007.

Lo más visto en...

Top 50