Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Diseño frente al 'made in China'

124 creadores italianos exhiben 300 objetos de uso doméstico que desfilan sobre cintas transportadoras

Es innegable que el poder de Asia está minando algunos sectores del tejido económico europeo con la puesta en el mercado de productos de coste muy bajo. Se buscan soluciones para intentar limitar el aumento de los productos que proceden de China, y la que proponen los grandes vendedores del diseño, Italia, es, entre otras cosas, investigar y estudiar las propuestas de los nuevos creadores. La exposición The new italian design. El paisaje móvil del nuevo diseño italiano, que se puede contemplar en Madrid en el Instituto Italiano de Cultura y que posteriormente viajará a Nueva York y Tokio tratan de responder a esas expectativas. La música creada por Nino Rota para la película Fellini 8 y 1/2 ha sido utilizada por el arquitecto italiano Andrea Branzi para la espectacular puesta en escena de la muestra. Los objetos desfilan en la pasarela sobre unas cintas transportadoras a modo de un sushi bar. Sorprenden el montaje y los cerca de 300 objetos que se mueven sobre las cintas inventados por 124 jóvenes creadores menores de 35 años. Sobre 23 pantallas se proyectan las diferentes fases de creación, realización, producción y uso de los productos.

La exposición, que pertenece al Museo de la Trienal de Milán, ha sido organizada por el Instituto Italiano de Cultura y la Fundación Santander y patrocinado por el Ministerio italiano de Asuntos Exteriores. En la muestra se pueden contemplar objetos de uso común modificados según las exigencias que demanda la sociedad actual, como un tenedor que al mismo tiempo es un par de palillos para comer sushi; un estropajo para la cocina con una fisura en el medio para ser colgado al grifo y limpiar mejor los cubiertos; un exprimidor inclinado; un anillo con alas que ayuda a mantener las páginas separadas mientras se lee: un bolso hecho con bayetas para limpiar el suelo que puede ser utilizado como tal una vez que se estropee.

El comisario de la muestra Andrea Branzi cree que "el diseño se ha convertido en uno de los principales motores del crecimiento de la economía, su papel no sólo el de resolver problemas estéticos, sino el de inventar nuevos productos, nuevos mercados y nuevas economías. El diseño se está convirtiendo en una profesión de masa". Esta declaración de Branzi se sostiene con los datos aportados por el arquitecto que asegura que para la exposición se presentaron 1.500 proyectos de 630 creadores y que en Europa están registrados 50.000 estudiantes de diseño.

La exposición pone en evidencia la originalidad de los nuevos creadores que son capaces de inventar elementos poéticos y ligeros. "El problema no es el de juzgar el diseño, sino más bien tratar de entenderlo", señala Branzi.

Mientras suena la música de Nino Rota los objetos siguen desfilando y el espectador contempla zapatos de tacón fabricados en plástico de distintos colores, un juego de café con un insecto en la loza, bandejas o cubiteras, elementos de uso común que han sido modificados.

The new italian design. Hasta el 2 de septiembre. Istituto Italiano de Cultura. Mayor, 86. www.iicmadrid.com

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de junio de 2007