La 'kale borroka' se dispara tras rechazar los partidos las exigencias de ANV

Los radicales reclaman que se les cedan concejalías donde sus candidaturas fueron prohibidas

Los sabotajes de kale borroka se han recrudecido en Euskadi y Navarra desde que ANV y Batasuna han exigido al resto de los partidos que renuncien a tomar posesión de los puestos de concejal que se atribuyen las candidaturas anuladas por el Tribunal Supremo y el Tribunal Constitucional. La última agresión, una de las más graves desde que oficialmente ETA dio por finalizado el alto el fuego, se produjo en la noche del martes pasado, y los bomberos no lograron extinguir el fuego y disipar el humo hasta las tres de la madrugada.

Fue en un garaje subterráneo privado de la localidad guipuzcoana de Rentería, donde ocho vehículos de Telefónica resultaron totalmente calcinados, mientras otros dos, también de la compañía, quedaron dañados. Es la tercera vez en los últimos años que los coches de esta empresa estacionados en el citado aparcamiento son objeto de los violentos. El sabotaje, obra de varios encapuchados, se produjo en la segunda planta, la más baja, sobre las 23.30, tras lo cual equipos de bomberos se trasladaron al garaje, situado en la plaza de Gernika. El fuego quedó controlado a las 00.45. Los 10 vehículos pertenecían a Telefónica, según confirmaron fuentes de la compañía, que no pudieron precisar el importe de los daños. El fuego afectó también al sistema eléctrico y al de ventilación del aparcamiento.

Atentado contra el pueblo

La junta de portavoces del Ayuntamiento calificó los hechos en un comunicado como "un nuevo atentado a la libertad y contra el pueblo". "Los que utilizan la violencia, el terrorismo, la coacción y el fanatismo sólo quieren destruir la convivencia, manifestando así su desprecio más absoluto a la voluntad mayoritaria de nuestra sociedad, que ya les ha dicho en múltiples ocasiones que sólo espera de ellos su desaparición", dice el comunicado de la corporación. Todos los partidos se apresuraron a exigir a ANV que condenase este nuevo ataque. Pero los dirigentes y representantes de Acción Nacionalista Vasca llevan en silencio desde que ha vuelto la kale borroka. Pese a convocar una rueda de prensa diaria -básicamente para decir lo mismo: señalar a los demás partidos, "sobre todo al PNV", como "usurpadores" por negarse a entregarle los ediles que consideran suyos, de acuerdo con los votos nulos escrutados-, se niegan a contestar a los periodistas.

Ayer, los dirigentes de ANV convocaron concentraciones en todos los pueblos para este sábado y pidieron a los ciudadanos que "levanten la voz ante los que proponen democracia cero para nuestro pueblo". Y se volvieron a negar a contestar a los informadores. Al ser requeridos, replicaron: "Eso, a Arnaldo [Otegi], en Martutene", en alusión al líder del partido ilegalizado, que cumple condena en esa prisión guipuzcoana.

Los tres candidatos de ANV que convocaron ayer públicamente las concentraciones son Mikel Arrastea, Erramun Amundarain y Josu Villamor, en representación de candidaturas anuladas que han sumado más papeletas [nulas] que la primera fuerza legal. Son los municipios de Ibarra y Astigarraga, en Guipúzcoa, y Ondarroa, en Vizcaya, donde la policía teme que se puedan producir incidentes serios.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Los tres hablaron del próximo sábado como un "gran día para la democracia", sobre todo para comprobar si los partidos van a respetar "el voto de la ciudadanía". Y advirtieron que los candidatos electos tienen dos alternativas: "apostar por la legitimidad popular" o "como hace cuatro años, apostar por instituciones que no representan los intereses que han marcado los ciudadanos".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS