El PSC da sus votos a CiU en El Vendrell y Vic para que no pacte con los xenófobos

Los convergentes no descartan "gobiernos de unidad" que incluyan a Plataforma

Los socialistas, que ya en su día afirmaron que nunca pactarán con la xenófoba Plataforma por Cataluña (PxC), dieron ayer un paso más y ofrecieron sus votos a CiU para que sus candidatos en minoría en El Vendrell y Vic se conviertan en alcaldes, evitando así a los nacionalistas un pacto con la formación xenófoba, que obtuvo cuatro concejales en cada una de estas localidades. Los nacionalistas aseguraron que nunca establecerán pactos bilaterales con la Plataforma, aunque no han descartado pactar con ellos dentro de un "gobierno de unidad".

La oferta del PSC tiene, para CiU, un grave inconveniente: hace que los socialistas entren en el gobierno municipal de Vic, donde no han estado nunca, y los mantiene en El Vendrell, donde ha experimentado un fuerte retroceso. La tesis de los nacionalistas es que debe gobernar la lista más votada, es decir, la de CiU en ambos casos, pero que esto no debería suponer contrapartidas. "Ésta es la mejor respuesta política a las decisiones de los ciudadanos", dijo el portavoz del PSC, Miquel Iceta, tras la reunión de la ejecutiva del partido.

"La ejecutiva del PSC ha acordado hacer públicamente un ofrecimiento a CiU por los ayuntamientos de El Vendrell y Vic", dijo Iceta, en un intento de dar el máximo de "solemnidad" a un ofrecimiento que hará personalmente el secretario de organización del PSC, José Zaragoza, a su homólogo en CDC, Lluís Corominas.

El pacto que ofrece el PSC es que CiU ocupe la alcaldía en tanto que formación más votada en ambos municipios y que los socialistas catalanes compartan responsabilidades de gobierno en dichos ayuntamientos. "Esperamos que los convergentes acepten por el bien de Vic, El Vendrell y el conjunto de Cataluña", remachó Iceta.

La semana pasada, el presidente de CiU, Artur Mas, abrió la puerta a pactos con la xenófoba Plataforma por Cataluña (PxC) al afirmar que si entrase en un gobierno de unidad, como propone el candidato de CiU en El Vendrell, Benet Jané, esto representaría una "gran victoria" porque se la integraría en el sistema ordinario.

David Madí, portavoz convergente, matizó que CiU no establecerá jamás pactos bilaterales con la formación xenófoba.

Las asambleas locales de ICV y de EUiA en Santa Coloma de Gramenet rechazaron ayer la propuesta del PSC para participar en el gobierno de la ciudad y decidieron pasar a la oposición. La decisión de ICV-EUiA, que obtuvo tres ediles en las pasadas elecciones (uno menos que en 2003), supone rechazar la invitación que el PSC, que cuenta con mayoría absoluta con 17 concejales, le había hecho para reeditar el pacto tripartito.

En Teià, ERC, con cuatro concejales, y CiU, con tres, se repartirán la alcaldía de Teià dos años cada uno -empezando por el republicano-, tras alcanzar un acuerdo de gobierno. Esquerra gobernó los últimos cuatro años con el apoyo de los dos concejales del PSC, al que los nuevos socios de gobierno no cierran la puerta a incorporarse al acuerdo. ERC, que perdió uno de sus cinco concejales, consiguió finalmente el apoyo de los tres de CiU, tercera fuerza detrás de los independientes Tots per Teià, con cuatro concejales.

Una solución diferente es la que se produce en Sant Quirze del Vallès, donde los grupos municipales de CiU y PSC han llegado a un acuerdo para gobernar juntos el municipio los próximos cuatro años y han dejado en la oposición a ERC, que fue la fuerza más votada. En las elecciones municipales del 27 de mayo ERC obtuvo cinco concejales, los mismos que CiU; el PSC, cuatro; ICV, dos, y el PP, uno. CiU y ERC gobernaban en coalición en el municipio en el último mandato, y con la dimisión del alcalde de CiU, Sebastià Ruiz, Elisabet Oliveras (ERC) fue investida alcaldesa del municipio hace poco menos de un año. Ahora el pacto alcanzado entre CiU y PSC permite formar un gobierno de mayoría que excluye a ERC y deja en la oposición a la fuerza más votada, junto con el PP e ICV. La alcaldesa en funciones Elisabet Oliveras ha atribuido el pacto a "intereses partidistas", y lo considera "un claro desprecio a la voluntad expresada por los habitantes de Sant Quirze".

La alcaldía de Llavorsí (Pallars Sobirà) se decidirá hoy por sorteo después de que la Junta Electoral Central haya desestimado el recurso presentado por la candidatura del PSC contra el resultado final del escrutinio de las últimas elecciones municipales, que registró un empate con CiU a 124 votos. Los socialistas pretendían que se considerara válida una papeleta que fue anulada por la Junta Electoral de Zona de Tremp porque apareció rota dentro del sobre, informa Lluís Visa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 11 de junio de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50