Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Maragall deja la presidencia del PSC y anuncia que trabajará por un nuevo partido europeo

Montilla expresa su "reconocimiento" a la trayectoria del ex líder socialista

La larga etapa de Pasqual Maragall como presidente de los socialistas catalanes se cerró formalmente ayer. A los siete años de haber accedido al cargo, Maragall hizo ayer su discurso de renuncia ante la Comisión Ejecutiva del partido. El ex presidente de la Generalitat y ex alcalde de Barcelona se despidió sin reproches: "Cuento con el PSC y confío en que continuéis contando conmigo", dijo. Sin embargo, anunció también a sus compañeros que va a dedicarse a impulsar el proyecto de un nuevo partido europeo según el modelo del Partido Demócrata de Estados Unidos.

Maragall materializó la renuncia a la presidencia del PSC con un discurso en el que recordó los éxitos alcanzados, que incluyen haber logrado y encabezado la alternancia en el Gobierno de la Generalitat tras 23 años de dominio del centro-derecha nacionalista de Convergència i Unió (CiU).

En su ánimo, sin embargo, queda el regusto amargo de no haber recibido el apoyo de sus correligionarios para un segundo mandato a la presidencia de la Generalitat después de la agitada legislatura que culminó con la aprobación del Estatuto de Autonomía, su principal logro.

De eso quedó constancia en su discurso de despedida, que el portavoz del PSC, Miquel Iceta, calificó como "intenso", aunque "sin novedades de relieve" respecto a las ideas vertidas públicamente en las últimas semanas por Maragall en artículos y entrevistas. "La oposición y el PSOE no nos lo pusieron fácil", dijo Maragall según la explicación dada por Iceta tras la reunión de la dirección socialista. Ni el PSC ni la Oficina de Maragall quisieron facilitar el texto del discurso.

Las palabras de Maragall fueron correspondidas con un aplauso por los miembros de la Comisión Ejecutiva, tras el cual el ya ex presidente abandonó la reunión. Fue entonces cuando el primer secretario, José Montilla, expresó su "afecto, apoyo y reconocimiento" a la trayectoria de Maragall, según el relato de Iceta.

Otros miembros de la dirección tomaron también la palabra para dejar constancia del "reconocimiento" al político que en 1999 rompió el techo electoral del PSC en las elecciones autonómicas e hizo posible el acceso de la izquierda al Gobierno de la Generalitat por vez primera desde la Segunda República. Iceta dijo de Maragall que ha sido "la figura más importante del socialismo catalán en los prácticamente 30 años de vida del partido" y afirmó que el PSC le debe "muchas intuiciones y aperturas políticas".

La intervención de Maragall había sido preparada el viernes pasado durante una reunión que el ex líder socialista mantuvo en su despacho con Montilla en el despacho oficial del ex presidente. Maragall había adelantado hace dos semanas las ideas que ayer expuso a través de un artículo periodístico titulado Carta a los amigos.

Retos no resueltos

Aunque el tono de la última asistencia de Maragall a una reunión de la ejecutiva del PSC fue "cordial" y "afectuoso", según indicó uno de los asistentes, su legado incluye retos que no pudo resolver durante la etapa en que la presidió. Y que en su opinión siguen pendientes. Ayer recordó algunos, como la creación de un órgano de gobierno del área metropolitana de Barcelona y su apuesta por abrir el partido a personas y grupos de su entorno progresista, como él hizo en 1999 con la plataforma de Ciutadans pel Canvi. Pero la lista es más larga y en ella figuran cuestiones de gran alcance político, como la recuperación del grupo parlamentario propio del PSC en el Congreso de los Diputados, la transformación federal del Senado y el impulso del federalismo en España.

La renuncia de Maragall a la presidencia del PSC ha llegado un año antes de lo previsto, que era el próximo congreso del partido, programado para 2008. Es un adelanto fruto de la frialdad en que quedaron inmersas las relaciones entre ambas partes desde el verano de 2006, cuando Maragall tuvo que renunciar a encabezar de nuevo la candidatura del PSC en las elecciones autonómicas.Las funciones propias del cargo, que en su mayor parte son de tipo representativo, serán asumidas ahora en parte por la vicepresidenta, Manuela de Madre, y en parte por Montilla. No está previsto sustituirle.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de junio de 2007