_
_
_
_
Reportaje:Motociclismo | Gran Premio de Catalunya

El Mundial está en su punto

Cerrada y prometedora lucha entre Rossi, que saldrá primero, y Pedrosa, tercero, en Montmeló

Oriol Puigdemont

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Desbravado el meneo inicial de Casey Stoner y su Ducati, el Campeonato del Mundo de MotoGP se va asentando a cada carrera que pasa. Cuando se cumple la séptima cita, en Montmeló, los favoritos al título comienzan a desperezarse de la misma forma que los oportunistas circunstanciales se deshacen. Valentino Rossi ya vuelve a piropear a su moto y no hay peor noticia para sus oponentes. Cuando algo no funciona como él cree que debería hacerlo, basta uno de sus bufidos para poner firme a toda una fábrica, sea de motos (Yamaha) o de neumáticos (Michelin).

Tras la categórica victoria que se apuntó el domingo pasado, en Mugello delante de sus paisanos, el italiano llega a un circuito en el que se siente "como en casa", no en vano ha ganado cinco veces desde que vuela al mando de una MotoGP y, por si alguien tuviera dudas, ayer logró su cuarta pole de la temporada tras batir el récord del trazado. Il dottore es el único piloto que ha sido capaz de imponerse en Montmeló en las tres categorías. Y ése es el reto que tratará de emular Dani Pedrosa. Es el piloto de casa mejor colocado para gastar una jugarreta al supercampeón y hoy arrancará el tercero, una vez que parece haber encontrado la pista para salir del túnel en el que se había atascado. Con el arsenal de piezas que Honda viene desplazando a cada carrera, los mecánicos del español ajustan cada vez mejor la moto, por más que él aún se queja de que su RC212V le expulsa de los virajes a partir de media carrera.

Más información
"Me siento capaz de todo"

Si Rossi, segundo en la general, y Pedrosa, tercero, ruedan cada vez más ligeros, la superioridad que el líder demostró en las cuatro primeras carreras parece haberse difuminado. Stoner saldrá el cuarto, encabezando la segunda fila, pero la larga recta de Montmeló (1.047 metros) puede no ser un argumento lo suficientemente contundente para permitir al australiano entrar en la batalla por disputar la victoria.

A menos que se repita un accidente como el que sacudió la carrera de la temporada pasada, todo apunta a que, con el permiso de Stoner, la victoria será cosa de Rossi o Pedrosa. Ha costado, pero el Mundial ya está en su punto.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_