Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CLÁSICA

Un hombre con orquesta

Le pusieron un juguete en las manos y el belga andaba exultante. Mertens pudo tocar su música arropado por el poderío sonoro, ese nadar en un mar de sonidos, que proporcionan más de cincuenta músicos. El programa se basó en Partes extra partes, grabado en 2006 con ocasión del 25º aniversario de su primer disco.

Mertens se presentó por primera vez en Madrid en febrero de 1986. En una sala que ya no existe, para ofrecer en solitario, a un público de fervorosos iniciados, algunas de aquellas obras extrañas y sugerentes que se habían empezado a escuchar meses antes en una emisora de radio. Ya se insinuaba esa voz de falsete -a veces enervante-, vehículo de un idioma imaginario, y que es siempre punto de partida para su trabajo. Y ya entonces tocó esa preciosa miniatura que es Close cover y la inquietante Struggle for pleasure, reservadas esta vez para los bises.

Wim Mertens

Wim Mertens (piano y voz) y Orquesta de la Comunidad de Madrid dirigida por Dirk Brossé. Madrid EnCanto 2007. Teatro Albéniz. Madrid, 5 de junio.

Junto a pasajes que sonaron a meros ejercicios, hubo momentos inspirados e incluso brillantes. La sinfónica realza el lirismo de Mertens y permite disfrutar de la variedad de soluciones -la repetición es importante- que hay en sus piezas. Desde las que tienden a Nyman o Glass -Mertens escribió en sus años mozos sobre los minimalistas norteamericanos- hasta las que recuerdan a grandes compositores de música para cine -Mertens ha compuesto para Peter Greenaway o Paul Cox-.

Wim Mertens ha editado más de 40 discos. Pero si se le habla de exceso de producción, el músico se agarra a que Johann Sebastian Bach componía una obra por semana. Los que le confunden con Wim Wenders, el cineasta alemán, tan tranquilos, pero los demás pueden estar mordiéndose las uñas por haberse perdido su concierto con orquesta: no es probable que se le vuelva a ver con este lujo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de junio de 2007