Otegi se juega la cárcel el jueves por enaltecimiento del terrorismo

El portavoz de la ilegalizada Batasuna, Arnaldo Otegi, se juega de nuevo ir a la cárcel el próximo jueves. El fiscal va pedir a la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo que confirme la pena de 15 meses de prisión que le impuso la Audiencia Nacional por delito de enaltecimiento del terrorismo, cometido en el homenaje al fallecido al dirigente etarra José Manuel Beñarán Ordeñana, Argala, el 21 de octubre de 2003.

Si el Supremo confirma la condena Otegi podría ir a prisión, ya que en 2005 fue condenado por el Supremo a un año de cárcel por injurias al Rey y el total de las dos condenas firmes impuestas excedería de dos años, el tiempo establecido para poder dejar en suspenso las penas de cárcel.

Más información
Los servicios antiterroristas alertan al Gobierno de que ETA se prepara para atentar de nuevo

La fecha de la vista se fijó en principio para el 12 de abril, pero que el Supremo decidió aplazarla para evitar interferencias en las elecciones del pasado 27-M. Los hechos ocurrieron el 21 de octubre de 2003 en Arrigorriaga (Vizcaya), en un homenaje con motivo del 25 aniversario de la muerte del dirigente etarra José Miguel Beñarán, Argala. Berañán fue dirigente de ETA desde 1974 y jefe militar a partir de agosto de 1978. En este periodo ETA asesinó a 60 personas y perpetró 80 atracos. Argala fue asesinado el 21 de diciembre de 1978 en Anglet (Francia) en un atentado con bomba. En su última etapa como dirigente de ETA defendió la lucha armada y los atentados, que se intensificaron bajo su mandato.

Durante el homenaje, Arnaldo Otegi, según el fiscal, no se limitó a expresar opiniones sobre Argala, sino que procedió a "enaltecer y ensalzar" a un dirigente terrorista y a "justificar las acciones de la banda ETA". En su escrito de acusación, la Fiscalía pondera "la escenificación" del acto en el pueblo de Argala, en la plaza que lleva su nombre, bajo una fotografía del jefe terrorista, con tocadores de cuerno, txalapartaris y bertzolaris y un dantzari bailando un aurresku, elementos propios de una "realización enaltecedora".

Pero, además, alabó también "a los etarras que han dado su vida por Euskal Herria", realizó llamamientos a la lucha armada en defensa de los derechos del pueblo vasco y lo contextualizó en el marco de un conflicto político que expresaba su identificación ideológica con la organización ETA.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El pasado marzo, en un caso parecido por el homenaje a la etarra Olaia Castresana, la actitud de la fiscalía fue diferente. El fiscal de la Audiencia Nacional retiró la acusación contra Otegi por considerar que sus palabras en aquel acto "no desbordan lo que es una opinión". La retirada de la acusación obligó al tribunal a absolverlo y evitó su ingreso en prisión.

Otegi tiene tres causas abiertas en la Audiencia Nacional. Dos por enaltecimiento del terrorismo, otras por la llamada propuesta de Anoeta y otra que lleva el juez Baltasar Garzón contra Batasuna.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS