Elecciones 27M

El presidente de la Xunta asegura que "el cambio avanza y se fortalece"

Quintana se felicita por la "consolidación del voto nacionalista de hace cuatro años"

El PSOE es "el auténtico ganador de las elecciones, porque es el único que ha subido en votos y en concejales", señaló el presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño. El pacto con el BNG dará a los socialistas las alcaldías de Vigo, Ourense, A Coruña, Lugo, Santiago, Ferrol y Vilagarcía. Pontevedra, con el apoyo del PSOE, se mantendrá en manos del nacionalista Fernández Lores. El portavoz del BNG, Anxo Quintana, expresó una "ponderada satisfacción".

Emilio Pérez Touriño: "Los socialistas hemos ganado claramente las elecciones"

El presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, se apoyó ayer en que el Partido dos Socialistas de Galicia es la única fuerza política que "sube en votos y concejales", para proclamar que el PSdeG "ha ganado claramente las elecciones en Galicia". Los socialistas, subrayó, van a tener previsiblemente la alcaldía de seis de las siete grandes ciudades gallegas y Vilagarcía, y conseguirán, además, el bastón de mando de las tres grandes urbes que le quedaban al PP: Ferrol, Vigo y Ourense. Con este resultado, concluyó el presidente de la Xunta, "el cambio avanza y se fortalece".

Touriño, que siguió toda la noche electoral en la sede socialista de O Pino, a la que acudieron entre otros los conselleiros de Presidencia, José Luis Méndez Romeu; Economía, José Ramón Fernández Antonio, y Educación, Laura Sánchez Piñón, compareció al filo de la medianoche, una vez confirmado que el PP perdía también la Diputación de Pontevedra.

Pasado el primer susto de las encuestas, en la sede del Partido dos Socialistas de Galicia las caras de satisfacción eran evidentes. El cómputo final recorta cuatro puntos al PP en el conjunto de Galicia, permitirá gobernar siete de las ocho ciudades (todas menos Pontevedra, que queda en manos del Bloque) y otorga a los socialistas dos de las cuatro diputaciones provinciales. Por si eso fuera poco, el avance de los socialistas acaba con tres alcaldías del PP: Ferrol, Ourense y Vigo, la más codiciada por los tres partidos gallegos.

Los gestos de felicidad, sin embargo, no consiguieron ocultar que la victoria no ha sido, ni mucho menos, completa. Aunque el balance global ha sido positivo, pocos en la dirección del PSdeG esperaban la pérdida de las mayorías absolutas en A Coruña y Lugo y el retroceso en Santiago. La decisión de los electorales les obliga a abrir los gobiernos de A Coruña y Lugo a los nacionalistas y a seguir cooperando con el BNG en Santiago.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Anxo Quintana, el portavoz nacional del BNG, expresó anoche "una ponderada satisfacción" por los resultados, aunque reconoció que su coalición ha conseguido "parte de sus objetivos". Quintana destacó que se "ha consolidado el voto de hace cuatro años, el Bloque va a tener presencia en las corporaciones de las ocho ciudades y participará en el gobierno de tres de las cuatro diputaciones".

El BNG ha obtenido 30 alcaldías en el balance por ayuntamientos, pero ha perdido a favor del PSOE su condición de segunda fuerza en Ourense, así como en otros municipios de tamaño medio donde gobernaban. Es el caso de Fene, con gobierno nacionalista desde los ochenta, o As Pontes. En la primera de ellas, el BNG ha sido superado por el PSOE y en la segunda ha perdido la mayoría absoluta.

En A Coruña registró un descenso de votos y en Vigo quedó muy por detrás del PSOE. Pero quizás una de las sorpresas más negativas para el Bloque ha sido su caída en Pontevedra, uno de los símbolos del poder municipal de los nacionalistas. El hasta ahora alcalde Miguel Anxo Fernández Lores ha perdido tres concejales, aunque cuenta con el apoyo de los socialistas para seguir gobernando la ciudad. Una mala noticia a la que hay que añadir el desplome en Ferrol en beneficio de Esquerda Unida.

En Lugo, los resultados prevén una vuelta del Bloque al gobierno local tras la pérdida de la mayoría absoluta por parte del socialista Xosé López Orozco. Los nacionalistas gobernarán, eso sí, en solitario ayuntamientos como Monforte y Carballo.

Quintana aguardó el desenlace de la batalla electoral en la sede del BNG en Santiago, recluido con otros dirigentes de la organización. Y no salió de la sala hasta que no se escrutaron casi la totalidad de las papeletas.

Pérez Touriño vota ayer en Sanitago acompañado de su mujer.
Pérez Touriño vota ayer en Sanitago acompañado de su mujer.ANXO IGLESIAS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS