Barcelonès y Baix Llobregat | Elecciones 27M

Los socialistas aumentan su dominio metropolitano

La comarca del Barcelonès seguirá gobernada por los socialistas, que incrementan su representación en L'Hospitalet, Sant Adrià y Santa Coloma, muy por encima de la mayoría absoluta y, en los tres casos, creciendo. En Barcelona y Badalona seguirán gobernando, pero en ambos casos con pérdida de concejales. Sobre todo en Badalona, donde la alcaldesa, Maite Arqué, experimenta un notable retroceso a favor de las formaciones de derecha, en especial PP, pero también CiU.

El avance socialista se produce también en las poblaciones del Baix Llobregat. En algunos casos, también de forma espectacular. Cornellà asume al sustituto de José Montilla con tal entusiasmo que Antonio Balmón aumenta su mayoría hasta cotas desconocidas. Los socialistas tenían en Cornellà 14 concejales; ahora tendrán 18. En Sant Feliu, donde el contrincante era Iniciativa, el PSC pasa de siete a nueve concejales. ICV mantiene los siete que tenía, de modo que las ganancias socialistas se producen a costa de CiU y PP.

El mayor lunar en la comarca del Baix Llobregat se produce en Martorell. Dora Ramon no ha sabido mantener el gobierno de la ciudad, que vuelve a manos de CiU y, además, con mayoría absoluta, ya que los convergentes logran 12 de los 21 escaños en juego.

En cambio, los socialistas podrán, probablemente, hacerse con la alcaldía de Esparreguera, a costa, otra vez, de ICV. Los ecosocialistas retroceden y pierden un escaño, que pasa a las filas del PSC. La otra cara de la moneda es Molins de Rei, donde ICV logra un concejal más que los socialistas, ya que éstos pierden dos, tras cuatro años fuera del gobierno municipal y pagando, posiblemente, el hecho de presentar nuevas caras al frente de la lista.

Iniciativa per Catalunya mantiene con claridad su feudo de El Prat del Llobregat, pese a que pierde una concejalía, igual que ocurre con los socialistas. Los beneficiados por estos retrocesos son el Partido Popular, que pasa de tres a cuatro concejales, y Esquerra Republicana, que logra entrar en el Ayuntamiento con un concejal.

En Sant Vicenç dels Horts, otrora también feudo de Iniciativa, los socialistas consolidan su predominio y rozan la mayoría absoluta al obtener 10 escaños (tenían 8) a costa de ICV, que pasa de 5 a 3. La novedad en este caso es el crecimiento de Esquerra Republicana, que pasa de tres a cuatro concejales. Los socialistas se apuntan también un éxito claro en Viladecans, donde consiguen la mayoría absoluta (13 concejales sobre 25).

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Las dos comarcas muestran otros detalles interesantes. Uno es la escasa presencia de CiU en el conjunto de las poblaciones. En muchos casos, los nacionalistas quedan no ya como segunda fuerza, sino como tercera e incluso cuarta. La excepción más clara es Martorell. En el resto de localidades, la presencia de CiU apenas llega a los cuatro concejales en Castelldefels y Viladecans, y a los cinco en Olesa de Montserrat. En el resto de los casos se mueve entre uno y tres concejales.

La otra novedad es la entrada de Ciutadans en algunas localidades, siempre con un concejal. La presencia del último partido que logró representación parlamentaria no se produce en ninguna de las localidades de la comarca del Barcelonès, pero sí en el Baix Llobregat. Consiguen concejales en Castelldefels, Gavà, Sant Andreu de la Barca, Sant Boi del Llobregat y Viladecans.

En el otro punto del espectro político, la CUP (Candidatura d'Unitat Popular) logra entrar en el Ayuntamiento de Molins de Rei, también en este caso con un único concejal.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS