Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los sondeos auguran la victoria de Ahern en las elecciones de Irlanda

El primer ministro Bertie Ahern parece haber llevado al moderado Fianna Fáil a una tercera victoria consecutiva en las elecciones generales de Irlanda. Según los sondeos habría obtenido el 41,6% de los votos, prácticamente los mismos que en 2002 y por delante de su tradicional rival, el Fine Gael, que habría subido hasta el 26,3%, 3,8 puntos más que hace cinco años. El mal comportamiento de los Demócratas Progresistas (PD), actuales socios de Gobierno, era anoche el principal interrogante.

El complejo sistema electoral irlandés, que permite transferir a otros candidatos las segundas, terceras y sucesivas preferencias de voto de los electores hasta que se han asignado todos los escaños de la circunscripción, hace imprevisible realizar una estimación fiable del reparto final de escaños y demora el proceso de recuento. Hasta hoy no habrá resultados fiables y los definitivos pueden tardar varios días en ser oficiales. Anoche se habían atribuido tan sólo 24 de los 166 escaños que componen el Parlamento. El Fianna Fáil había ganado 20; el Fine Gael, 2; los laboristas, 1, y el Sinn Fein, 1.

Sin embargo, tanto los sondeos como el escrutinio de la llamada primera preferencia de voto indicaban que la victoria de Bertie Ahern, taoiseach (primer ministro) desde 1997, es incuestionable. "Creo que es probable que Ahern sea reelegido", admitió ayer el líder del Partido Laborista, Pat Rabbitte. "Hay que analizar con detalle las razones por las que las evidentes ganas de cambio que había al principio de la campaña han desaparecido en la última semana", añadió en declaraciones a la televisión pública irlandesa RTE. "Es algo bastante complejo", agregó.

El comportamiento de los laboristas parece haber sido especialmente malo: los sondeos le atribuyen un 9,9% de la primera preferencia de voto, un punto menos que hace cinco años. Con ese resultado parece muy difícil que el Fine Gael y los laboristas puedan formar una coalición alternativa y tampoco parece que alcanzaran la mayoría si se añaden los escaños de los Verdes. Tanto los Verdes como el Sinn Fein, que aspiraban a grandes avances, han tenido un crecimiento muy moderado del voto.

Los mayores problemas, sin embargo, los vivía el Partido de los Demócratas Progresistas, actual socio de Gobierno del Fianna Fáil. Con sólo el 2,6% de los votos (En 2002 obtuvo el 4%), ninguno de sus actuales ocho diputados parecía tener asegurada la reelección. Las transferencias de votos juegan un papel decisivo en el escrutinio final y la suerte de la actual coalición dependía anoche de que los votantes del Fianna Fáil hubieran acatado la consigna de transferir votos al PD.

Pero si el PD se desploma, Ahern tiene otras alternativas que dependerán del reparto final de los escaños. Quizá pueda formar Gobierno con varios independientes que le apoyan o con los Verdes, pese a que éstos dicen que su prioridad es desalojar al Fianna Fáil del Ejecutivo. No se puede descartar una coalición con los laboristas, aunque ésta sería contraria a toda la lógica de la campaña electoral.

Por otra parte, Rhodri Morgan, líder de los laboristas galeses, fue reelegido ayer ministro principal. Aunque los laboristas sólo habían obtenido 26 de los 60 escaños en las elecciones de Gales, celebradas a principios de este mes, los nacionalistas del Plaid Cymru, los conservadores y los liberales demócratas no han conseguido cerrar una coalición alternativa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de mayo de 2007