Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones 27M

Las rederas de Cangas exponen sus exigencias al líder del BNG

El bombardeo de promesas electorales cayó ayer sobre unas mujeres con el cuerpo machacado por la tendinitis y la ciática y que cobran apenas cinco euros por hora de trabajo. Son las rederas, encargadas de surtir de aparejos a la flota pesquera. Un centenar de las 1.200 que ejercen en Galicia se reunió con Anxo Quintana en Cangas para escuchar las mejoras que les ofrece el BNG.

Manolita Parada, que zurce redes desde los 12 años, le brindó a Quintana toda su sinceridad. "No sé por qué cuando llega la campaña somos queridas en todos los rincones, pero cuando termina... Ya nos pasó con el PP y con el PSOE. Sí, sí, sí... pero al final, no, porque seguimos igual de mal". "Hay una diferencia", replicó Quintana con una sonrisa. "De los líderes políticos, ¿quién vino aquí a hablar cara a cara?"

Las trabajadoras se quejaron ante el líder nacionalista de que son "invisibles" para la legislación laboral, de que sus enfermedades profesionales no están reconocidas y del "intrusismo". Quintana, de pie y con un micrófono de corbata, se comprometió a crear una comisión para arreglar los históricos problemas de las rederas. Las mujeres agasajaron al político nacionalista con unas cantigas y dos mesas repletas de postres caseros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de mayo de 2007