Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las llamas calcinan parcialmente 'la fábrica' de Miquel Martí i Pol

La Blava, la industria textil en la que trabajó como contable el poeta Miquel Martí i Pol, se incendió ayer a última hora de la tarde, en un fuego cuyo origen fue intencionado. Las llamas afectaron el edificio auxiliar, que antiguamente había albergado el almacén de embarque y las oficinas, cuyas paredes inspiraron al poeta de Roda de Ter para escribir una de sus obras más célebres, La fábrica.

El tejado del inmueble se desplomo, pero el piso de la primera planta aguantó el envite. El peligro de derrumbamiento obligó a las ocho dotaciones de bomberos desplazadas al lugar del incendio a trabajar desde el exterior. Las llamas afectaron también a la torre central de la fábrica, que sufrió enormes daños. Varios vecinos del inmueble declararon a la policía que oyeron una pequeña explosión antes de empezar el fuego y vieron a un grupo de jóvenes que salían del entorno de la fábrica a toda velocidad con sus motos. Los bomberos corroboraron la teoría del fuego provocado, aunque hasta hoy no podrán determinar el origen y si se trata de una gamberrada que se escapó de las manos o de un fuego intencionado.

El Ayuntamiento de Roda de Ter adquirió a finales del año pasado el inmueble, catalogado como patrimonio urbanístico, con la intención de rehabilitarlo para destinarlo a un uso compartido de equipamientos públicos y actividad económica privada. Pese al incendio, y puesto que el plan de mejora sólo preveía mantener las paredes, el proyecto seguirá en pie.

La antigua fábrica Tecla Sala albergará en un futuro la sede de la Fundació Miquel Martí i Pol, cuyo objetivo es divulgar la obra del poeta. También está previsto que sea el punto central de la Ruta Literària que recorre distintos puntos del municipio vinculados a la obra y la vida del llamado poeta del pueblo. Martí i Pol entró a trabajar en la fábrica a los 14 años y allí permaneció hasta que la esclerosis múltiple que padecía le obligó a dejarla en 1974.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de mayo de 2007