Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Elecciones 27M

La Costa del Sol está enladrillada

EL PAÍS fotografía desde el aire el salvaje crecimiento del litoral, que triplicará su población en 2015

La hipertrofia urbanística que ha vivido la provincia de Málaga en la última década -313.000 viviendas entre 1996 y 2005- ha acabado por enterrar la Costa del Sol bajo un muro de hormigón. Los espacios libres en los 90 kilómetros de litoral entre Málaga capital y Manilva, en el límite con Cádiz, son escasos y el territorio, de clima privilegiado, padece ya las consecuencias del desarrollo caótico: problemas de tráfico, abastecimiento, residuos e inseguridad. El problema no se limita a Marbella, se extiende a Mijas, Fuengirola y Estepona, y amenaza con saltar a la segunda línea de costa. El Plan de Ordenación del Territorio elaborado por la Junta de Andalucía prevé que en 2015 Benahavís pasará de los 2.860 habitantes actuales a 67.000 residentes. Y Mijas alcanzará los 475.000 habitantes en ocho años.

El intenso desarrollo urbanístico, con crecimientos que dejan pequeño al boom inmobiliario de los años setenta, y la masificación que sufre la Costa del Sol, suponen una amenaza para uno de los motores turísticos de Andalucía y España, según el documento de diagnóstico del Plan de Recualificación Turística de la Costa del Sol.

El fenómeno parece no tener freno. El documento del Plan de Ordenación Territorial (POT) de la Costa del Sol Occidental estima que la población de los nueve municipios que abarca casi se triplicará en el horizonte de una década, y alcanzará los 1,7 millones de personas. El equipo redactor del plan parte de la base de que ya hay suelo calificado suficiente para este desarrollo residencial, por lo que incide en la preservación de espacios libres y la dotación de equipamientos adecuados a una gran urbe de tamaña dimensión. El plan identifica reservas estratégicas para la restauración paisajística y parques públicos y aumenta al doble el espacio protegido declarado ahora en la Costa del Sol.

Para frenar la expansión y evitar el salto a la llamada segunda línea de desarrollo, pone como límite del crecimiento la frontera que delimita el trazado de la autopista AP-7, por encima de la cual sólo se permitirán en algunos casos determinadas construcciones de baja densidad (0,1 metros de techo por metro cuadrado de superficie).

MIJAS Segunda urbe tras Marbella

Gobernada por el PSOE desde 1979, esta ciudad, que dispone de 14 kilómetros de costa y un amplio término municipal, ha dejado de ser el pequeño pueblo blanco típico de excursión obligada para los turistas (son muy populares sus burrotaxis) para convertirse en una ciudad residencial en la que aproximadamente la mitad de su censo es extranjero. Se estima que actualmente viven en Mijas unas 114.000 personas, aunque su censo es casi la mitad, y que en el 2015 podría alcanzar 475.000 habitantes, lo que la convertiría en la segunda urbe de la zona tras Marbella. La extensión de su huella urbana hacia el interior es especialmente llamativa desde la AP-7.

FUENGIROLA Crecimiento limitado

Las expectativas de crecimiento de Fuengirola son más limitadas porque se trata de un término municipal muy pequeño en el que prácticamente se ha agotado el suelo disponible. Con un censo de 57.000 habitantes, la población real se estima en 121.000 personas que, con los planes previstos, podrían alcanzar los 205.000 dentro de 10 años. Desde 1991 la ciudad está gobernada por el PP con holgadas mayorías absolutas. Recientemente, el PSOE ha denunciado en la fiscalía presuntas irregularidades en el desarrollo de un plan parcial de las que se habría beneficiado una sociedad vinculada al ex concejal de Urbanismo Guillermo Rodríguez.

ESTEPONA 80.000 nuevas viviendas

Aunque el desarrollo urbanístico se inició en Estepona más tarde que en otras ciudades de la Costa del Sol, su crecimiento en los últimos años ha sido imparable y cuenta ya con unos 91.000 residentes. El Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) en tramitación contempla más de 80.000 nuevas viviendas, de forma que en una década podría superar los 316.000 residentes. Gobernada en los últimos cuatro años por el PSOE en coalición con un grupo independiente surgido de la descomposición del GIL, entre 1995 y 1999 tuvo como alcalde a Jesús Gil Marín, hijo del fundador del partido, etapa de la que están pendientes de aclaración en el Tribunal de Cuentas varias operaciones urbanísticas que supusieron una importante pérdida patrimonial para la ciudad.

MANILVA El objetivo inmobiliario

Al municipio más occidental de la Costa del Sol se ha trasladado en los últimos años la presión de inmobiliarias y constructoras que buscaban nuevas zonas de desarrollo. La recalificación de una finca de 1,3 millones de metros cuadrados que benefició a dos sociedades implicadas en la Operación Ballena Blanca motivó en 2005 la detención y dimisión de su ex alcalde Pedro Tirado, imputado por cohecho y delito urbanístico. Desde entonces ha estado gobernada por Salvador Zotano, que encabeza ahora la candidatura del PSOE.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de mayo de 2007