LA CORRIDA DE HOY

Contraste de estilos

- Uceda Leal. Si viene funcionando durante estos años razonablemente bien sin haber realizado grandes esfuerzos, adónde podría haber llegado José Ignacio Uceda Leal si hubiera prodigado su toreo con mayor frecuencia. Le endosó dos buenas series a su primer vitorino el 2 de mayo, pero siempre deja el madrileño la impresión de que puede hacer más. Sus trincherazos son dignos de esculpirse y ejecuta la suerte de matar como pocos cuando se decide a hacerlo a ley. Algún día lo veremos en plenitud...

- El Juli. Mayoritariamente aceptado como figura del toreo, una minoría pone en tela de juicio sus méritos para haber llegado tan alto. Qué duda cabe de que es pundonoroso, valiente y que se deja la piel en el ruedo; pero sus pases llevan un valor añadido cifrado en el excelente marketing que se hizo con su figura desde su aparición -hasta el punto de ser un personaje mundialmente conocido-, que le ayuda mucho a recabar los olés del respetable. Otros hacen lo mismo y su labor no alcanza tanto eco. Sencillamente, no son El Juli.

- José María Manzanares. Apenas acaba de despedirse su padre de los ruedos y se hace presente su continuación, para dejar boquiabierta a la afición con esos naturales de antología que pegó el Domingo de Resurrección en Madrid. Resultaron tan sólo ser el aperitivo de esa otra faena en la Maestranza en la que el toreo cobró, por obra de sus manos, la máxima expresión de belleza que pueda alcanzar. Con la contemplación de una faena como ésa cobra sentido la existencia misma de la fiesta y no deja la menor duda sobre la necesidad de su pervivencia como una de las manifestaciones más altas y nobles, propias de la condición humana.

- Victoriano del Río. Ojalá salga como la del año pasado, que fue premiada como la mejor de la temporada en Las Ventas. De las preferidas por las figuras entre las del encaste Juampedro.

Digital + retransmite la corrida a las 19.00.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 22 de mayo de 2007.

Lo más visto en...

Top 50