Los problemas de la seguridad ciudadana

Cataluña lidera las denuncias por maltrato policial, según un informe

Las quejas por maltrato policial aumentaron el año pasado un 87% en Cataluña, que se ha situado por delante del resto de las comunidades autónomas en este capítulo. La Coordinadora para la Prevención de la Tortura contabilizó en 2006 un total de 144 denuncias, frente a las 77 del año pasado. Barcelona es la ciudad que acumula más casos denunciados de tortura: 129. El informe anual, que ayer fue presentado por la Coordinadora, destaca el "importantísimo incremento" de las denuncias conocidas coincidiendo con el despliegue de los Mossos d'Esquadra en Barcelona, que se inició en noviembre de 2005.

La portavoz de la Coordinadora, Begoña Casado, aseguró que las elevadas cifras se explican, en parte, por el hecho de que "la sociedad catalana está muy organizada y se atreve a denunciar". Pese a que los Mossos d'Esquadra están desplegados en la mayor parte del territorio, es el Cuerpo Nacional de Policía el que acumula la mayor parte de las denuncias (68), seguido de los Mossos (50), las policías locales (16) y la Guardia Civil, que concentra su actividad en la provincia de Tarragona y apenas ha recibido cuatro denuncias.

Más información

Las denuncias que llegan a la Coordinadora también han aumentado en Galicia, que ha pasado de 21 quejas en 2005 a 49 en 2006. Significativamente, destaca la disminución de denuncias tanto en el País Vasco como en Navarra, que han descendido casi a la mitad debido, según Casado, a la reducción de detenciones en régimen de incomunicación durante 2006.

Denuncias de inmigrantes

En toda España, un total de 610 personas se dirigieron a la Coordinadora para denunciar, por lo que globalmente se registró un ligero descenso respecto a 2005. "Estamos hablando de casi dos personas al día, lo que nos hace hablar de la existencia de situaciones de tortura y malos tratos de manera diaria", resaltó la portavoz. Casi uno de cada tres denunciantes fueron personas que forman parte de algún movimiento social. Les siguen los inmigrantes (109), los miembros de sindicatos (82) y los presos (74).

Casado resaltó que en el informe no se recogen todas las situaciones conocidas, ya que "se ha excluido" un número importante de casos por diversas razones; entre ellas, por información insuficiente o no debidamente contrastada.

La Coordinadora para la Prevención de la Tortura engloba a diversos colectivos y movimientos sociales: Cristianos para la Abolición de la Tortura, Alerta Solidaria, la Asociación Catalana para la Defensa de los Derechos Humanos o la Comisión de Defensa del Colegio de Abogados de Barcelona, entre otros. El informe se basa en la elaboración de entrevistas con los denunciantes, en informaciones facilitadas por los abogados y en resoluciones judiciales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 22 de mayo de 2007.