Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones 27M | El Ayuntamiento de Valencia

Barberá mantiene la mayoría sin signos de fatiga en sus votantes

La alcaldesa de Valencia, la popular Rita Barberá, mantendrá sin variaciones la mayoría absoluta de 2003 en las elecciones del próximo domingo, según el sondeo del Instituto Opina. De acuerdo con los resultados de esta encuesta, los tres grupos con representación municipal (PP, PSPV-PSOE y Esquerra Unida-L'Entesa) obtendrían 19, 12 y dos concejales, respectivamente. Exactamente los mismos resultados que hace cuatro años.

Barberá logra mantener indemne su mayoría debido, fundamentalmente, al alto grado de apoyo con que cuenta entre los electores del PP. La alcaldesa obtiene una nota del 6,33 (más alta que la adjudicada al equipo de gobierno municipal que dirige) gracias al entusiasmo de los simpatizantes del PP, que la puntúan con un 8,17 de media. Ninguna de las personas que simpatizan con cualquier otra formación política aprueba la gestión de Barberá en una ciudad en la que la mayoría de los habitantes se escora ligeramente hacia el centro derecha.

Los valencianos suspenden por igual la gestión de Mariano Rajoy y la de Rodríguez Zapatero

La política de grandes eventos y los beneficios que reportará en los barrios dividen a los vecinos

A excepción de Barberá, el resto de candidatos a la alcaldía no alcanza el aprobado. La aspirante socialista y ex ministra de Cultura, Carmen Alborch, logra una nota del 4,86 pese a que entre los simpatizantes socialistas es puntuada casi con un 6,5. La baja nota que le imponen los simpatizantes del PP (3,65) impide a la socialista llegar al 5. El esperado efecto Alborch por parte de los socialistas tampoco se traduce en un aumento de concejales respecto a 2003. El candidato de Esquerra Unida, Amadeu Sanchis, se queda con un 4 de valoración, aunque muy por delante de los candidatos regionalistas.

Respecto a la situación de la ciudad, dos de cada tres personas consultadas cree que Valencia ha mejorado en los últimos cuatro años, aunque la repercusión de los grandes eventos en sus barrios (la visita del papa Benedicto XVI, la Copa del América, la presentación del equipo Mercedes de fórmula 1) divide a los valencianos. Un 47,5% piensa que los barrios han salido beneficiados con los grandes eventos, frente al 45,8% que considera que se han visto perjudicados. Una vez más son los simpatizantes y votantes del PP los que más convencidos están de que estas políticas de grandes eventos han beneficiado a los barrios.

La división de los valencianos respecto a los beneficios obtenidos en sus barrios con los grandes eventos también se traslada al grado de satisfacción con el nivel de equipamientos educativos, sanitarios y asistenciales. El 48,1% está contento con los servicios públicos que recibe, mientras que el 47,3% no lo está.

El sondeo revela también la dicotomía existente entre los valencianos respecto a las fiestas de Fallas. Algo más de la mitad (52,7%) no es partidaria de limitar el ruido y los horarios de las verbenas durante las fiestas de San José, aunque el 43,8% sí quiere limitaciones. Lo que pocos parecen cuestionar ya es la rentabilidad de la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia, ya que el 55% piensa que "ha sido muy cara pero ha merecido la pena".

Los principales problemas para los vecinos de Valencia son los mismos que para el resto de los valencianos: la inseguridad ciudadana, la inmigración, la vivienda y el sistema sanitario.

Así, aunque hay un 41% de valencianos que cree que a Valencia le convendría un cambio de partido al frente del Ayuntamiento, casi el 80% cree que seguirá gobernando el PP. Pero, pese al tirón de Barberá, los valencianos suspenden por igual la gestión de Mariano Rajoy y la de José Luis Rodríguez Zapatero, que logra más avales a su gestión que los del presidente nacional del PP.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de mayo de 2007