Un incendio destruye parte del matadero L'Agudana de Cervera

La empresa es un puntal económico de la comarca, tras el cierre de Lear

Un total de 26 dotaciones de los Bomberos de la Generalitat se emplearon a fondo para extinguir el incendio que se declaró ayer en el matadero L'Agudana de Cervera (Segarra). Para el alcalde de Cervera, Salvador Bordes, el siniestro ha sido un duro golpe para una ciudad que no anda sobrada de industria. El consejero de Interior, Joan Saura, explicó que se investigan las causas, ya que algunas personas oyeron "una pequeña detonación".

En el momento de producirse el siniestro no había ningún trabajador en las instalaciones,

situadas en la avenida del Polígono Industrial de esta localidad, ya que los sábados no se sacrifican animales. No hubo, pues, heridos.

El fuego, que comenzó poco antes de las ocho de la mañana, destruyó unos 5.500 metros cuadrados de cinco naves del complejo industrial, que tiene una superficie construida de 22.000 metros cuadrados. A falta de conocer los resultados definitivos de la investigación, todo parece indicar que la causa del incendio pudo ser un cortocircuito eléctrico en la zona de frigoríficos. Algunos testigos oyeron una pequeña detonación. El hecho de que las naves estuvieran dispuestas de forma radial dificultó las tareas de extinción.

A lo largo de la mañana numerosos trabajadores y directivos de la empresa se trasladaron al lugar del incendio para colaborar con los bomberos. También visitó la industria el consejero de Interior, Joan Saura, que se había desplazado a la ciudad de Lleida para asistir al Aplec del Cargol. Saura aseguró que ya se han iniciado las gestiones para lograr que la actividad de la empresa no se detenga y lamentó que el fuego haya afectado especialmente a la zona que los propietarios de la firma modernizaron en 2006, con una inversión de más de dos millones de euros.

El alcalde de Cervera, el convergente Salvador Bordes, espera que la empresa recupere pronto la actividad. La empresa cárnica L'Agudana fue adquirida a finales de 2001 por el grupo Copemo Corporación Cárnica, liderado por la Cooperativa de Artesa de Segre, tras una larga crisis. Tras el traumático cierre de la multinacional Lear, hace cinco años, la industria siniestrada era uno de los puntales económicos de la comarca. Emplea a 260 trabajadores de manera directa y a unos 400 de manera indirecta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 19 de mayo de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50