Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Grau niega un 'pelotazo' en la venta de suelo escolar para pagar una sentencia

El primer teniente de alcalde de Valencia, Alfonso Grau, negó ayer que la operación por la que el Ayuntamiento recalificará tres solares de uso escolar para pagar una sentencia judicial implique un pelotazo urbanístico. Es más, Grau aseguró que "de momento el acuerdo no existe", a pesar de que el pasado 11 de mayo llevó a la Junta de Gobierno Local una moción en la que se explica que "se ha mantenido una serie de conversaciones" con los afectados para pagarles 31,2 millones de euros de indemnización mediante terrenos "con edificabilidad de valor equivalente". La moción también indica que los ocho colegios religiosos que ganaron el litigio piden la conformidad para que un tercero -un grupo de empresas- asuma el pago y lo recupere con los solares edificables. La solución "parece conveniente para los intereses municipales", según el texto, que propone dar vía libre a la operación en esos términos y retirar un último recurso judicial pendiente. Grau, por el contrario, dijo ayer que el asunto sigue recurrido.

A las tres parcelas que dejarán de ser escolares se les asignará una edificabilidad de unos 50.000 metros cuadrados de techo. Por los precios del mercado en Campanar, donde están ubicados dos de los terrenos, el volumen de negocio de los solares rondará los 150 millones de euros. Grau afirmó que estas valoraciones "en absoluto reflejan la verdad" y no quiso dar por cerrada la operación. Sin embargo, admitió las negociaciones y el hecho de que Urbanismo prepara la documentación necesaria para la recalificación de suelo escolar a residencial. El teniente de alcalde denunció que la "brutal carga económica" que supone para las arcas municipales la indemnización a los colegios es "consecuencia del expolio de sus derechos en el plan general de 1989" aprobado por los socialistas. Los centros religiosos exigieron una compensación por la edificabilidad que no podrían vender por grafiarse sus parcelas como suelo escolar privado. La sentencia que remata un largo proceso judicial condena al Ayuntamiento y a la Generalitat a compartir la indemnización, pero será el primero el que pierda el suelo. Educación ha certificado que "en la actualidad" no necesita para colegios los solares afectados.

Vivienda protegida

Para alejar las sospechas de un pelotazo, el teniente de alcalde aseguró que "el diferencial si lo hubiera" entre el coste de la indemnización y el negocio residencial se compensará en vivienda protegida (VPO). Nada explicó sobre el beneficio que puede esperar entonces el grupo empresarial que adelanta la indemnización. Alfonso Grau insistió en que la valoración económica de la operación está pendiente y también que los colegios firmen la propuesta. En el expediente figura un informe de los servicios jurídicos municipales que exime al Ayuntamiento de impulsar VPO en los solares porque no los considera parte del patrimonio municipal de suelo. Para rematar, Grau también negó este extremo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de mayo de 2007