Un avión militar controlará los cayucos desde Cabo Verde

El Ejército del Aire prepara el despliegue de un Aviocar con una veintena de militares

El Ejército del Aire está preparando el envío a Cabo Verde de un avión C-212 Aviocar de búsqueda y rescate (SAR) y un destacamento de hasta 20 militares para participar en el dispositivo de control de la inmigración ilegal, que coordina la agencia europea de fronteras (Frontex). Se trata del primer contingente militar que se desplegará fuera de territorio español para vigilar a los cayucos que cruzan desde las costas africanas a Canarias.

Un equipo del Ejército del Aire se ha desplazado a la ex colonia portuguesa para estudiar sobre el terreno las necesidades del destacamento militar. Las autoridades españolas y caboverdianas ya han llegado a un acuerdo sobre el estatuto legal del contingente, que previsiblemente trabajará en coordinación con un buque de Salvamento Marítimo.

El asunto se abordó en la entrevista que la ministra de Defensa de Cabo Verde, María Victoria Lopes Almeide, mantuvo en marzo pasado en Madrid con su homólogo, José Antonio Alonso.

Actualmente, las Fuerzas Armadas participan en la lucha contra la inmigración ilegal con dos patrulleras y dos aviones, basados en Canarias, en el marco de la operación Noble Centinela. La Guardia Civil dispone de tres helicópteros y tres patrulleras en Senegal y Mauritania, pero carece de aeronaves de ala fija, cuya capacidad de vigilancia es muy superior, al contar con mayor autonomía de vuelo. El Ministerio del Interior planea adquirir aviones de vigilancia marítima para la Guardia Civil pero, mientras tanto, debe recurrir a las unidades del Ejército del Aire.

Las fuentes consultadas reconocen que este destacamento sería más útil en Senegal o Mauritania, pues la mayoría de los cayucos navegan cerca de la costa africana y pocos se aventuran a través de la ruta que pasa por el archipiélago caboverdiano. Sin embargo, las condiciones que ponen los citados países para el despliegue de militares en su territorio han impedido hasta ahora el envío de aviones de vigilancia.

Retenido en Nuadibú

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Prueba de estos recelos es el hecho de que un avión de transporte del Ejército del Aire permanece retenido en Nuadibú (Mauritania) y las autoridades mauritanas no dejan que España lo retire hasta que no sean repatriados a sus países de origen los 23 últimos refugiados del Marine I, que llevan más de tres meses alojados en una nave de pescado.

Por otra parte, el vicepresidente de la Comisión Europea, Franco Frattini, anunció ayer que había pedido al director de Frontex, Ikka Laitinen, que movilice más medios "ya mismo" porque los desplegados actualmente en Canarias son "insuficientes".

Frattini recordó que los países de la UE se han comprometido a aportar 150 barcos, 25 helicópteros y 20 aviones. "Si no los envían, yo adoptaré una posición formal frente a esos países", advirtió. Recalcó que las patrullas europeas deben "hacerlo mejor" que en 2006, cuando interceptaron a 7.000 inmigrantes, pero se les escaparon otros 19.000, informa Europa Press.

Sobre la firma

Miguel González

Responsable de la información sobre diplomacia y política de defensa, Casa del Rey y Vox en EL PAÍS. Licenciado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) en 1982. Trabajó también en El Noticiero Universal, La Vanguardia y El Periódico de Cataluña. Experto en aprender.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS