Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Aclaración

Acabo de leer la crónica que Roger Salas ha escrito sobre la representación de Una noche en el Lago de Los Cisnes en el estanque del Parque del Retiro, con la intervención como artistas invitados de dos de las primeras figuras de la danza como son Tamara Rojo y Carlos Acosta y del Ballet Nacional de Lituania, una de las compañías más prestigiosas y acreditadas internacionalmente.

Aunque el espectáculo esté preparado con la mayor ilusión, cariño y rigor, siempre es posible y entra dentro de lo normal que algún sector de la crítica o del público no esté conforme con sus resultados y que, por tanto, en el ejercicio de su libertad de opinión y de crítica pueda emitir juicios adversos, con mayor o menor acierto, que, por supuesto, respetamos y asumimos, aunque no los compartamos.

Sin embargo, lo que me ha sorprendido y encuentro enteramente fuera de lugar en la crónica de una representación artística son las alusiones a mi persona como "destacada miembro del Comité Central de Partido Comunista" y como "sucesora de Alicia Alonso designada por el propio Castro". No alcanzo a comprender qué incidencia puedan tener esas supuestas circunstancias sobre el resultado artístico de una representación de ballet.

Ambas afirmaciones son absolutamente falsas y, además, cualquier posicionamiento o ideología política, la que sea, resultan innecesarias e irrelevantes a la hora de enjuiciar el trabajo profesional de cualquier persona, que, en democracia, tiene todo su derecho a mantener la ideología o creencias que mejor le parezcan.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de mayo de 2007