Reportaje:

La doble cara de Eduardo Noriega

Vicente Aranda escoge Alicante para su última producción basada en una obra de Marsé

Eduardo Noriega, actor exponente del cine español, regresa de nuevo a la gran pantalla de la mano de otro notable de la dirección, Vicente Aranda. Tras su inmersión en el personaje de Lobo, el topo policial más popular en la trayectoria de la banda terrorista ETA y una de las leyendas más fascinantes y enigmáticas de nuestra historia reciente, se marca el desafío "más complejo" de su carrera profesional: interpretar al principal personaje de la adaptación de la novela del autor catalán Juan Marsé Canciones de Amor en Lolita's Club.

Ayer, Noriega contó en las instalaciones de la Ciudad de la Luz en Alicante, donde se recrean parte de las escenas del largometraje, que el director y la complejidad del guión le sedujeron de inmediato. "El riesgo es una motivación necesaria para crear", dijo Noriega. Y, sin duda, eso es lo que ha hecho. En esta producción, se desdobla para meterse en la piel de un poli violento y autodestructivo incapaz de establecer vínculos emotivos ni siquiera con él mismo; y en su hermano discapacitado que a pesar de sus barreras vitales, caprichos del destino, goza de una vida plena. Precisamente, las escenas interiores de las peripecias de Raúl en la comisaría se ruedan en escenarios de la Ciudad de la Luz; el resto de interiores se filman en un conocido club de alterne de la capital, eje del argumento, por su "fantástica" localización, apuntó Aranda.

No obstante, el director defendió el regreso a la técnica de los decorados construidos ex profeso. "Las actuales técnicas de decoración son muy distintas a las de hace unos años y consiguen gran realismo", dijo.

Aranda, Noriega y el productor de la película Ximo Pérez, a su vez gerente de Trivisión, elogiaron las instalaciones del centro cinematográfico alicantino. "Estos medios y su calidad sin duda facilitan el trabajo", apuntilló Noriega. De momento, Canciones de Amor en Lolita's Club es el título provisional, ya que "no le gusta nada" a Vicente Aranda, y verá la luz a modo de estándar en marzo del próximo año.

Rodríguez Galant, director del complejo, estimó que este nuevo rodaje, subvencionado por el Consell, generará un impacto de dos millones de euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 14 de mayo de 2007.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50