Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

París pagó a los talibanes para que liberasen al cooperante francés

Eric Damfreville, con un ojo vendado, sometido a transfusión de suero y muy titubeante, se apeó ayer del avión Falcon 900 de la República Francesa que le había conducido desde Kabul al aeropuerto militar de Villacoublay. "Me han tratado bien", dijo Dam-freville con un hilillo de voz. Secuestrado desde el pasado 3 de abril junto con su compatriota Céline Cordelier y tres colaboradores afganos de la asociación Terre d'Enfance, Damfreville ha permanecido amordazado, a oscuras y encadenado durante 38 días. "Mis problemas físicos son debidos a la aridez del país", añadió el cooperante, preocupado por la suerte de "Rasul, Azrat y Hashim, mis tres colegas".

Si Céline Cordelier fue liberada el 28 de abril, Damfreville ha sido utilizado por los talibanes para obtener más dinero a cambio de un rescate marcado por el calendario de las presidenciales francesas. Esa tesis, no confirmada, se da como cierta por el diario Le Monde.

Los talibanes han hecho saber que las liberaciones eran fruto de "las declaraciones y promesas de Nicolas Sarkozy". Éste se limitó a considerar en su momento que "la presencia de tropas francesas en Afganistán no se me antoja decisiva". Francia, que tiene 1.000 hombres en Afganistán, se ha mostrado muy reticente ante el cambio de orientación de la misión de las tropas internacionales, negándose a participar en el despliegue militar en la zona sur del país.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de mayo de 2007