Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Fórmula 1 | Gran Premio de España

Cambia todo menos la jerarquía

McLaren modifica el alerón delantero para acercarse a un Ferrari de aerodinámica renovada

La llegada a Europa suele marcar un punto y aparte en el Mundial de fórmula 1. Hasta ahora se han disputado tres carreras en condiciones extremas en Australia, Malaisia y Bahrein. Tres carreras con escasos intervalos que no han permitido prácticamente realizar modificaciones importantes en los coches. Sin embargo, las tres han servido para establecer una jerarquía que difícilmente se romperá en la temporada: las únicas escuderías con capacidad para ganar grandes premios son Ferrari y McLaren-Mercedes. Por detrás, BMW, pero ya a mucha distancia.

La cuestión, ahora, es dilucidar quién manda en la pista. En los primeros compases del Mundial pareció claro que Ferrari tenía mejor coche, más rápido y estable en las tandas largas, y que los pilotos de McLaren, Fernando Alonso y Lewis Hamilton, suplieron con su calidad de conducción y su extrema decisión la falta de prestaciones de los suyos.

MÁS INFORMACIÓN

Los responsables de McLaren habían dicho que el gran cambio llegaría en el Gran Premio de España, que este domingo se disputa en Montmeló. "Allí aplicaremos todo el pack aerodinámico que hemos estado preparando en el simulador. El coche mejorará ostensiblemente", advirtió Martin Whitmarsh, su director general. Alonso, siempre con los pies en el suelo, agregó: "Sí, nosotros mejoraremos, pero los demás también. Puede que todo se mantenga igual".

Ferrari se presenta en esta cita con un coche de aerodinámica renovada para refrigerar mejor el motor y reconducir la salida de los aires calientes. Sus bólidos han cambiado de aspecto: llevan nuevos alerones, delantero y trasero; los pontones laterales son más cortos, con entradas de aire más estrechas; un difusor distinto y se ha modificado el capó trasero del motor. "Me siento mucho más a gusto", afirmó tras los entrenamientos de la semana pasada en el circuito barcelonés Kimi Raikkonen, que estuvo trabajando muchas horas con las arrancadas, un aspecto que le ha dejado relegado en las dos últimas carreras.

También los McLaren aportan novedades, todas aerodinámicas: los motores son los mismos que en Bahrein, tanto para unos como para los otros. Lo más significativo es un alerón delantero que presenta una pieza flotante que se une a los extremos del alerón por encima del motor. "Eso es lo más vistoso", dijo Pedro Martínez de la Rosa tras probar las novedades la semana pasada; "pero a mí me gustan más otras modificaciones que no se ven tanto". Ayer, tras marcar el mejor tiempo de los entrenamientos libres -tres décimas mejor que Fisichella, seis que Massa, ocho que Hamilton y 8,5 que Raikkonen-, Alonso agregó: "¿El alerón? Yo no noto nada. Pero parece que en el simulador ha funcionado mejor y creo que lo dejarán".

En las sesiones de entrenamiento, Ferrari adelantó a McLaren con una diferencia de unas ocho décimas. Para asustar. Ayer fue Alonso quien se distanció, reaccionó Renault y Ferrari quedó relegado a más de medio segundo. ¿Es esto significativo? "No", afirma Alonso; "el coche ha funcionado bien. Pero hacía más calor y eso pudo afectar a los Ferrari. La semana pasada nos llevaban un segundo y ahora nosotros medio. No creo que sea ni una cosa ni otra. Lo sabremos el sábado y el domingo".

Los coches han cambiado, eso es evidente. Pero las jerarquías probablemente no. Ni Renault volverá a estar arriba ni los cambios en los coches habrán puesto veto al ascendente que ha mantenido Ferrari sobre McLaren. La composición de la parrilla de salida de hoy aclarará algunos conceptos. Sin embargo, esta carrera se disputa en Montmeló y Alonso la quiere ganar. "Hemos llegado aquí mucho mejor de lo que esperábamos", confiesa el español, que encabeza el campeonato empatado a 22 puntos con Raikkonen y Hamilton; "ahora debemos demostrar todo el potencial de McLaren".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de mayo de 2007