Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fábrica Cosme Toda de L'Hospitalet dará paso a casi 900 viviendas

El 30% de pisos serán de protección oficial y se conservará una antigua nave modernista

La fábrica de cerámica Cosme Toda, ubicada en el centro geográfico de L'Hospitalet, desaparecerá para dejar paso a un nuevo conjunto residencial de 888 viviendas. El pleno del Ayuntamiento ha aprobado la recalificación del suelo, con el fin de abrir al uso ciudadano esta manzana ubicada en medio del barrio de Sant Josep. La nave central de Cosme Toda, obra del arquitecto Puig i Gairalt y exponente de la arquitectura modernista industrial, se conservará y se convertirá en equipamiento, mientras que el resto de almacenes se derribarán.

Los terrenos tienen una superficie de 40.000 metros cuadrados. El estudio de arquitectos Ribas&Ribas Arquitectes Associats ha diseñado un conjunto de 12 edificios en torno a una zona verde de 13.000 metros cuadrados. Las edificaciones incrementan su altura a medida que penetran hacia el interior de la manzana, pasando de los cinco pisos en la fachada exterior a los ocho en la interior. Completa el conjunto una torre de 17 plantas frente a la avenida Josep Tarradellas. Además de la nave central de Puig i Gairalt, también se mantendrá una vieja casa catalogada en la que residía el antiguo director de la fábrica. Este año está previsto el traslado de Cosme Toda, con el fin de que en 2010 se complete la nueva promoción. A falta de conocer qué función tendrá, "Cosme Toda será un edificio emblemático como ahora lo es Tecla Sala", antigua textil convertida en biblioteca y sala de exposiciones metropolitana, explicó el gerente de la Agencia de Desarrollo Urbano de L'Hospitalet, Antoni Nogués.

Las 888 viviendas se suman a las 500 que ya está previsto que se eleven en los terrenos anexos con fachada en la calle de Josep Tarradellas, ocupados también por actividades industriales residuales.

Las vías del tren

A lo largo del barrio de Sant Josep existen aún numerosas fábricas que se instalaron a principios de siglo al lado de las vías del tren. Con el soterramiento de esta barrera histórica, la zona mejorará ostensiblemente su comunicación con el resto de barrios. El Ayuntamiento prevé recalificar también la antigua textil Germans Albert, en la calle de Rodés, donde hay espacio para otros 173 pisos. En la manzana de 22.500 metros cuadrados entre la avenida Vilafranca, Josep Tarradellas, Canigó y Ventura Gasol se alzarán 484 viviendas. A la altura de la calle de Leonardo da Vinci están previstas 300 más. En todos los casos el 30% se destinará a precios protegidos.

El proceso es similar al realizado en el barrio de Santa Eulàlia, en el que ya se han aprobado diversas recalificaciones. En este caso, actualmente ya se están completando los 250 pisos que han sustituido las naves textiles de Trinxet. La Indo, entre las calles de Amadeu Torner y de Santa Eulàlia, ha desaparecido recientemente y ahora se empiezan a construir 344 pisos. Finalmente, justo enfrente de Indo, las cocheras de Julià darán paso este mismo año a otras 254 viviendas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de mayo de 2007