Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres de cada cuatro extranjeros creen que en Madrid hay demasiados inmigrantes

Los forasteros deberían poder votar, según la mayoría de encuestados en un barómetro regional

Los extranjeros se sienten a gusto en Madrid. Ocho de cada diez, según el primer barómetro de inmigración de la Comunidad de Madrid, se sienten integrados en la región. También ocho de cada diez encuestados creen que los extranjeros deberían poder votar. A finales de 2006, Madrid superó el millón de inmigrantes. Uno de cada seis ciudadanos nació fuera de España. ¿Demasiados? A juicio del 67% de españoles consultados por el barómetro, sí. Pero lo sorprendente es que entre los propios extranjeros ese sentimiento es todavía mayor. Un 74,6% de ellos así lo creen.

El estudio -presentado ayer por la consejera de Inmigración, Lucía Figar- se ha realizado preguntando a 1.201 madrileños (744 españoles y 457 extranjeros) entre el 14 y 23 de abril de este año. Según el barómetro, el 84,2% de los españoles y extranjeros piensan que los inmigrantes deben tener los mismos derechos que los demás. Sin embargo, cuando se les pregunta por la posible participación de los extranjeros en las elecciones, el 66,7% de los inmigrantes lo desea frente a sólo un 54,1% de españoles que lo vería con buenos ojos.

Los extranjeros se sienten tratados con amabilidad (83%), tolerancia (78%), interés (69%) y confianza (58%). Su percepción, además, es que la convivencia ha mejorado entre ellos y los nacidos en Madrid en el último año. Lo piensan el 62% de los inmigrantes, frente al 41% de los españoles. Creen que ha empeorado el 33,3% de los españoles, frente a sólo un 8,1% de los extranjeros que lo percibe de esa forma. Un tercio de los madrileños tiene amigos de otros países (un 24,2% de los nacidos en la región y un 66,4% de los extranjeros). Entre los jóvenes, estas cifras aumentan. Algo más del 40% de los ciudadanos entre 18 y 30 años tienen amigos de otros países. El nivel de estudios también influye a la hora de tener amistades entre los extranjeros. Uno de cada tres españoles con un título universitario tiene un amigo de fuera.

Según la mayoría de los encuestados, tanto los autóctonos como los extranjeros, la "regularización masiva" del Gobierno central ha atraído a más inmigrantes. Así lo creen el 80,7% de los españoles y el 64,1% de los foráneos. Cuando una persona se convierte en inmigrante, generalmente toma esa decisión con la esperanza de prosperar. Los nuevos madrileños parecen haberlo logrado, ya que el 78% de los extranjeros aseguran sentirse mejor que en su país de origen. Si se les pregunta por sus deseos de quedarse a vivir en España para toda la vida, sólo un 40% de los inmigrantes manifiesta deseos de que así sea. Algo menor de lo que piensan los españoles (49%).

"Nos parecemos más de lo que creemos", señaló Figar en referencia a las conclusiones del estudio. Éste cita, entre otras, que tanto españoles como extranjeros están muy de acuerdo en que los inmigrantes permiten cubrir puestos de trabajo en los que falta mano de obra. También creen que si un extranjero comete un delito grave debe ser expulsado de España. Piensan que la inmigración es positiva para la economía y que "el carácter madrileño" ayuda a la integración entre españoles y extranjeros.

La intención de la Consejería de Inmigración es repetir el barómetro en el futuro, según dijo Figar. La consejera consideró un éxito este primer estudio. "Madrid sigue avanzando en el camino idóneo de la integración tal y como lo hizo hace unas décadas con los recién llegados de otras partes de España", dijo Figar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de mayo de 2007