Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

De Nuevos Ministerios a la T-4 en 20 minutos

El metro al aeropuerto cuesta dos euros, el doble que el resto del suburbano, porque el Gobierno regional privatizó la obra

Estaciones de metro en las que se paga al entrar, pero también al salir. Es lo que ocurre en las paradas Aeropuerto T4 y Aeropuerto T1-T2-T3, debido a la decisión de la Comunidad de Madrid de implantar una tarifa de dos euros por viajero, el doble que en el resto del suburbano que transcurre por la capital.

La estación de la T-4 fue inaugurada ayer y nace con la nueva tarifa. La de las otras tres terminales, en cambio, lleva funcionando un lustro a tarifa normal, por lo que ayer cada viajero se topó con que debía pagar el doble que hasta ahora para utilizarla. Ese pago doble es el que obliga a pagar también al salir, porque si han subido en cualquier estación del metro sólo han abonado la mitad del billete.

El primer día no había que pagar suplemento porque se entregaron billetes gratuitos

MÁS INFORMACIÓN

Este sobreprecio se debe a que la Comunidad de Madrid optó por construir la extensión del suburbano hasta la terminal 4 mediante una concesión. Adjudicó hace 11 meses el proyecto de obras a una unión temporal de empresas entre FCC y Cajamadrid que, a cambio, pagará, cada uno de los 20 años que dura la concesión, un canon de 45 millones de euros. Y es ella la que recibe el sobreprecio.

La novedad es que el acceso a las antiguas terminales también va a costar un euro más, pese a que no han sido privatizadas. La explicación oficial es que así se iguala el precio en el aeropuerto.

Con el nuevo metro, es posible viajar de Nuevos Ministerios a la terminal 4 en 20 minutos. Clavados. Cirenia Arancibia, de 20 años, tomó ayer uno de los primeros trenes en la estación de la T-4, tras bajarse de un avión procedente de Gran Canaria. "Antes era un lío coger autobús y metro para llegar al centro", explicó. El primer día no había que pagar el suplemento, porque trabajadores del suburbano entregaban billetes sencillos gratuitos a los viajeros. En las tres primeras horas usaron esta línea 8.041 viajeros, según la consejería.

"Está fenomenal. Hasta ahora tenía mal acceso desde Coslada, donde vivo", afirmó María Dolores Paz, de 53 años, que trabaja desde hace 20 años en el aeropuerto. Los empleados de Aena no tienen que pagar el suplemento del metro y les basta con pasar su tarjeta de trabajador por el lector automático del torno, después de picar su billete correspondiente. Como hizo también Sara García, de 24 años, que trabaja en información. "Vivo en Barajas y, aunque antes llegaba en cinco minutos en el autobús L-201, me compensa porque tardo la mitad". Ayer entró al metro con su bonometro (10 viajes por 6,40 euros), tras mostrar su acreditación. Ocurre igual con los usuarios del abono de transporte, que sólo tienen que pasar el billete por el torno. No hay suplementos para ellos.

La complicación llega para quienes usan el bonometro. Si entran en una parada como la de Sol, picarán su billete y entrarán sin problemas en la red. Para salir en las terminales, les bastará con comprar en las máquinas expendedoras el billete Suplemento Aeropuerto, que cuesta un euro.

Pero, cuando vuelvan de viaje, si quieren entrar al aeropuerto para volver a Sol no hay que comprar este tique, porque el torno no permite entrar con dos billetes. El pasajero deberá validar su tique en las taquillas o en las máquinas expendedoras. Allí podrá pagar el euro de suplemento y la misma máquina dará esa información a su bonometro para que pueda pasar el torno. Es complicado, pero más barato.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de mayo de 2007