Siete municipios reclaman participar en la gestión del aeropuerto

Los alcaldes de siete municipios del Baix Llobregat y El Garraf firmaron ayer un manifiesto en el que muestran su preocupación por el impacto acústico que comportará el aeropuerto de Barcelona sobre sus poblaciones. El manifiesto remarca que hay un problema de contaminación acústica que afecta a un territorio en el que viven más de 340.000 personas. Para poder participar en las decisiones sobre el crecimiento de las instalaciones, los alcaldes de Begues, Castelldefels, Gavà, El Prat, Sant Boi, Sitges y Viladecans reclaman la creación de un órgano estable de control y vigilancia de los derechos ambientales, así como poder participar en los procesos de decisión respecto a la gestión del aeropuerto.

El alcalde de Gavà, Joaquim Balsera (PSC), señaló: "El Prat es una infraestructura pública que nos afecta, por lo que también debemos tener voz". El alcalde de Sitges, Jordi Baijet (PSC), y la alcaldesa de Begues, Joana Badell (del independiente BA-UPB), mostraron su interés en formar parte de la comisión de seguimiento de las obras del aeropuerto, en la que ya están integrados el resto de consistorios. Baijet protestó porque si hace un año "los aviones pasaban sólo por el núcleo de Les Botigues de Sitges, ahora lo hacen por encima del resto del casco urbano".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0003, 03 de mayo de 2007.