Las candidaturas salvadas por el Constitucional en 2003 desaparecen en favor de ANV

El Tribunal Constitucional amparó hace cuatro años a 16 de las 241 candidaturas vinculadas a Batasuna que el Supremo había anulado días antes en el País Vasco y Navarra, al apreciar "dudas razonables" sobre su condición de continuadoras del partido ilegalizado. Con dicho aval, esas agrupaciones de electores, que cuentan con cuatro alcaldías y más de 50 concejales, tenían asegurada su presencia en las elecciones de día 27, aunque sus listas volvieran a ser impugnadas por la Fiscalía y el Gobierno, según las fuentes jurídicas consultadas.

Sin embargo, la inmensa mayoría de ellas -seis de Navarra, siete de Guipúzcoa, y dos de Vizcaya- han optado por desaparecer de la contienda electoral para favorecer de forma manifiesta las alternativas promovidas por la izquierda abertzale. Sobre todo, las listas de ANV, en las que desembarca el mayor número de integrantes de las antiguas agrupaciones, y, en menor medida, en las candidaturas que patrocina abiertamente Batasuna con la etiqueta Abertzale Sozialistak.

La ausencia no casual de las candidaturas salvadas por el Constitucional se ha visto acompañada en 15 localidades (las navarras de Galar, Berriozar, Tafalla, Urdiain, Anue y Donamaria; las guipuzcoanas de Hondarribia, Irún, Alegia, Errezil, Belauntza, Zumaia y Zestoa; y las vizcaínas de Durango y Amorebieta) del desdoblamiento de la oferta electoral para los votantes de la izquierda abertzale.

Dos nombres

Frente a la diversidad de nombres utilizados en las municipales de 2003, ahora se ofrecen sólo dos: Acción Nacionalista Vasca-Eusko Abertzale Ekintza y, en paralelo, la plancha local de Abertzale Sozialistak.

Es decir, la marca asumida por Batasuna, que va a ser impugnada en bloque por la Fiscalía y la Abogacía del Estado, y la lista cubierta por unas siglas históricas, aunque prácticamente inactivas desde hace 30 años, con las que Arnaldo Otegi, el portavoz de la ilegalizada Batasuna, y los suyos pretenden sortear las barreras de la Ley de Partidos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La táctica de vaciar en estas localidades unas candidaturas ya pasadas por el Tribunal Constitucional en favor de las listas de ANV, que pueden ser recurridas caso por caso y anuladas, ha causado cierta sorpresa en los expertos en procedimiento electoral consultados. Consideran, no obstante, que Batasuna ha calculado cuidadosamente los riesgos y ha preferido antes intentar conseguir presencia política "con una etiqueta reconocible", que mantener unos islotes de representación desperdigados y residuales. "Además, el riesgo no es tanto", añaden estas fuentes, "porque el hecho de que el Constitucional haya amparado ya a algunos de los candidatos desactiva la posible contaminación de la lista de ANV en la que van ahora".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS