Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Cientos de miles de turcos se manifiestan en Estambul en defensa del Estado laico

El islamista Gül mantiene su candidatura a la presidencia de Turquía pese a las presiones militares

Cientos de miles de personas -un millón, según los organizadores- marcharon ayer por el centro de Estambul en defensa del Estado laico y contra la elección del islamista moderado Abdulá Gül, actual ministro de Exteriores, como presidente de la República. En la masiva manifestación, similar a la registrada en Ankara hace dos semanas, se escucharon también voces de rechazo a cualquier intervención del Ejército. Gül afirmó ayer que no piensa retirar "bajo ningún concepto" su candidatura a la presidencia a pesar de las presiones de los militares y las protestas de los manifestantes.

"Ni sharía [ley islámica] ni golpe de Estado", gritaban los manifestantes, que abarrotaban al mediodía de ayer la plaza de Caglayan en Estambul, una metrópoli con cerca de 15 millones de habitantes. La marcha se convirtió en una verdadera marea de banderas rojas turcas en medio de eslóganes que exigían la dimisión del Gobierno. "Recep Tayyip Erdogan [primer ministro turco], quédate con tu rosa [Gül significa rosa en turco] y lárgate a Irán".

Antes de que se iniciara la multitudinaria marcha de protesta, Gül declaró a la prensa en Ankara que su candidatura había sido el resultado de "un largo proceso de consultas políticas en Turquía" y que "bajo ningún concepto iba a retirarla". Los partidos de la oposición laica han reclamado al Partido de la Justicia y el Desarrollo, fundado por Gül y Erdogan, que retire la candidatura del ministro de Exteriores a la presidencia de la República y acepte la convocatoria de elecciones legislativas anticipadas. La oposición presentó el viernes un recurso ante el Tribunal Constitucional porque considera que la votación que acababa de celebrarse en el Parlamento no se había desarrollado con el quórum legal de dos tercios de los diputados. Abdulá Gül se quedó a sólo 10 votos de superar ese listón para poder ser elegido presidente en la primera votación. El boicoteo de los partidos de la oposición amenaza desde entonces con impedir la designación de Gül y deja en manos del Alto Tribunal la validez de todo el proceso electoral. Los magistrados han anunciado que intentarán dictar su decisión antes del miércoles, cuando está convocada la segunda votación presidencial en la Cámara.

El Ejército difundió poco después de la sesión parlamentaria del viernes un comunicado de inusual dureza contra el Gobierno. Las Fuerzas Armadas advertían al Ejecutivo islamista de Erdogan que la Constitución turca les otorga un papel protector del Estado laico y que estaban dispuestas a actuar si fuera necesario.

Pero por primera vez en la reciente historia turca, el Gobierno se mantuvo firme ante las presiones militares y recordó que el jefe del Estado Mayor está a las órdenes del primer ministro. La UE, con la que Turquía está negociando su adhesión, advirtió que observa con inquietud la intromisión militar en el proceso electoral. El Consejo de Europa también pidió ayer a los militares turcos "que se queden en sus cuarteles".

La prensa turca apuntaba ayer a la convocatoria de elecciones legislativas anticipadas como única salida para desbloquear el enfrentamiento entre el Gobierno y el Ejército, que ya ha intervenido en cuatro ocasiones para derrocar Gobiernos o forzar su dimisión.

Las declaraciones efectuadas ayer por Gül, asegurando que su partido acatará la resolución que el Tribunal Constitucional turco dicte sobre las elecciones presidenciales, pueden interpretarse en ese sentido. Si el recurso de la oposición es rechazado, Gül podrá ser elegido el 9 de mayo, en la tercera votación, gracias a la mayoría absoluta de su partido en el Parlamento. Si el Constitucional anula el proceso electoral, la Carta Magna turca prescribe el anticipo de las elecciones, en este caso para el mes de julio. Los comicios legislativos deben celebrarse en principio el próximo mes de noviembre, cuando vence la actual legislatura.

CUATRO GOLPES MILITARES

- 1960. Jóvenes oficiales derrocaron al primer ministro Adnan Menderes, que fue ejecutado

- 1971. Un memorándum militar provocó la caída de Suleymán Demirel

- 1980. Todos los líderes políticos acabaron en la cárcel tras el golpe más violento de la historia

- 1997. El Ejército forzó la dimisión del islamista Necmettin Erbakan

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 30 de abril de 2007

Más información