Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Nos ha faltado determinación y confianza"

Benítez critica el juego del Liverpool y Mourinho reclama un "penalti claro" de Arbeloa

José Mourinho, el entrenador del Chelsea, cerró el partido de ida de la semifinal que disputan su equipo y el Liverpool pensando en el peso que puede tener Anfield en la eliminatoria y quejándose de la actuación del árbitro. No es una novedad. El portugués ya protestó el fin de semana pasado, señalando que, en su opinión, era imposible que en la Premier el Chelsea recibiera una pena máxima a favor y el Manchester United, su rival por el título, una en contra. Ayer, con la Champions como escenario, insistió en el tema: "No entiendo por qué no nos pitan penaltis [a favor] cuando son tan claros. Nadie puede decir que no fuera un penalti. Pasa, pasa y pasa. Fue una gran oportunidad para que nos pusiéramos 2 goles a 0, para cambiar completamente el partido. Espero que en el partido de vuelta no tengamos que volver a llorar por una decisión así, como hace dos años [cuando el Liverpool ganó con un polémico gol de Baros que no llegó a entrar] Espero que hagamos lo suficiente como para no tener que mirar atrás".

"Espero que en la vuelta no tengamos que volver a llorar", se quejó el técnico portugués

Las quejas de Mourinho tenían dos destinatarios. Uno, Arbeloa, había tocado el balón con la mano en el área del Liverpool, según el técnico portugués. El otro, el árbitro. "Hay mano de Arbeloa, eso es seguro. El árbitro ha hecho un gran partido. Controlarlo como lo ha hecho, con tan pocas amarillas, demuestra que está entre los mejores. Sin embargo, como todo el mundo, como yo, como los jugadores, se ha equivocado en ese caso. Ha sido una decisión importante contra nosotros".

La vuelta en Anfield, el mítico estadio del Liverpool, también ocupó a Mourinho. "Estamos en cabeza", dijo el portugués. "Cuando empiece el partido en Anfield, estaremos en cabeza", insistió. "Y normalmente, marcamos un gol. Si lo hacemos, tendremos una gran oportunidad de llegar a la final. Muchos dirán que es un resultado que les da una oportunidad de clasificarse para la final [al Liverpool]. Ellos juegan en casa y tienen la ventaja histórica de la experiencia competitiva adquirida durante décadas. Su próximo partido importante es contra nosotros. El Chelsea, sin embargo, tiene otro partido importante contra el Bolton [de Liga] este fin de semana".

Rafa Benítez, técnico del Liverpool, vio dos partidos. Uno, el de la primera parte, malo para los suyos. Otro, el de la segunda, esperanzador de cara a la vuelta. "En la primera mitad no hemos estado bien. No hemos estado a la altura. Nos ha faltado determinación para ir arriba", argumentó. "La diferencia ha sido el nivel de las segundas jugadas, de confianza con el balón en los pies, de determinación. No hemos estado bien en el primer tiempo", continuó. "Luego, la entrada de Crouch nos ha dado más opciones. Tuvimos mucho más control del partido e incluso posibilidades de marcar. Miramos ya hacia Anfield y a la oportunidad de jugar delante de nuestros aficionados. Tenemos confianza porque somos un buen equipo. Sabemos que podemos hacer goles y que podemos hacerles daño".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de abril de 2007