Reportaje:

Una visita al barranco de Víznar

Los poetas Shlomo Avayou y Ana Blandiana visitaron el barranco de Víznar y el paraje donde se supone que está enterrado Federico García Lorca acompañados por los directores del Festival Internacional de Poesía de Granada, Fernando Valverde y Daniel Rodríguez Moya, y por el colaborador y poeta Javier Bozalongo. Durante la visita, Blandiana se interesó por conocer las verdaderas causas del asesinato de Lorca, que calificó no sólo como "un crimen" sino también como "un gran error del franquismo". Acostumbrada a las dictaduras, Blandiana quiso saber el estado en el que se encuentra la llamada Ley de la Memoria Histórica, ya que en su país, Rumania, en la actualidad se ha iniciado un debate similar.

Emocionada ante los poemas lorquianos que hay colocados junto a la fuente fría, Blandiana declaró no encontrar ningún motivo para que fuera abierta la fosa donde, junto a un olivo, podrían reposar los restos de García Lorca, dos banderilleros anarquistas y un maestro de Pulianas. "Es un lugar hermoso en el que sobrevive la emoción", confesó, a la vez que advirtió de que "el ser humano tiene una habilidad especial para matarse independientemente de sus ideas".

En el mismo sentido, Shlomo Avayou se preguntó cómo es posible que un crimen así pueda perpetrarse entre hermanos, a lo que añadió que "las guerras civiles son las más crueles, en ellas el odio no encuentra límites". Tras realizar la costumbre hebrea de colocar una piedra sobre el monolito que recuerda a Federico, Shlomo reflexionó sobre las ideas que llevan a los hombres a matarse entre ellos.

"Imaginen un tren que se dirige a una zona de vacaciones. En él van muchas personas. Por la megafonía se avisa de que los judíos deben bajar sin sus maletas en la próxima estación para un control rutinario. Entonces empieza el dilema. El miedo hace que uno se planteé si bajar o no. También hay quien no sabe exactamente qué significa eso de ser judío porque su abuelo ya no era practicante, por ejemplo. Al final se produce un drama interior que de alguna manera lo justifica todo. Deberíamos de preguntarnos cuáles son las ideas y cuáles las razones que conducen al sufrimiento y a la guerra", sentenció a la vez que se cuestionaba hasta dónde habría podido llegar la creatividad de Federico García Lorca de no haber sido por las balas de sus asesinos.

"Estuve en Granada con motivo del centenario del nacimiento de Lorca, en el que participé. Es un poeta fascinante que ha llegado a todo el mundo", concluyó el escritor israelí.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 24 de abril de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50