Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Farinelli fue el primer divo

Ruiz Mantilla presenta en Valencia su novela del cantante castrado

Muy poco se sabe de la vida en España de Carlo Broschi, más conocido como Farinelli (1705-1782). Pero el gran cantante castrado vivió 22 años primero en la corte del rey Felipe V, donde acudió a la llamada de la reina Isabel de Farnesio para sanar la depresión de su esposo, y luego en la de Fernando VI. Esa experiencia española constituye argumento de Yo, Farinelli, el capón (Aguilar), la última novela de Jesús Ruiz Mantilla (Santander, 1965) que presentó ayer en el Palau de la Música de Valencia, en compañía de la pianista Rosa Torres-Pardo y del cantante Enrique Viana. "Se trata de la biografía contada por él mismo de manera muy teatral desde su retiro de Bolonia, dos años antes de morir", comenta el escritor y periodista de EL PAÍS, quien ha dejado rienda suelta a su imaginación, "pero siempre desde la fidelidad al personaje".

"Como no quiso ser un florero del rey, montó óperas con los mejores en España"

Farinelli fue el "máximo exponente de la eclosión del divismo en Europa" y el introductor en España de la ópera italiana como gran espectáculo, añade Mantilla. "Como no quería ser sólo un florero del rey, montó óperas en España, con los mejores escenógrafos y libretistas", prosigue.

Farinelli fue todo un personaje, que sintetiza el barroco. "Fue una época de muchas similitudes con la actual, con la posmodernidad. Por su querencia por la ornamentación, la confusión de los géneros, el artificio, el desenfreno", explica el autor, ajeno a cualquier tipo de condena. Fue una época que marca también el inicio del divismo, un fenómeno "que ha aguantado los cimientos del espectáculo, atrayendo al público a los teatros; y no solo para ver ópera, también ha funcionado como reclamo fundamental para consolidar el público del cine y de los conciertos de rock", incide Mantilla.

En la presentación, Enrique Viana explicó la importancia de los cantantes castrados y la pianista Rosa Torres-Pardo interpretó una sonadas de Scarlatti, contemporáneo y amigo de Farinelli.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de abril de 2007