Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos meses de conciertos en el Festival de Música Cidade de Lugo

Con un programa de 16 conciertos en casi dos meses (del 22 de abril al 9 de junio), comenzó el 35º Festival de Música Cidade de Lugo-Semana del Corpus, organizado por el Concello de Lugo, con apoyo de la Fundación Caixa Galicia y la Consellería de Cultura. En palabras del Alcalde, José López Orozco, se trata de una programación innovadora, pero que busca la satisfacción general en la variedad. A su vez, Concepción Burgo, Concejal de Cultura, resalta el homenaje a la ópera en su cuarto centenario.

La Ópera de Puccini, primer evento en el Círculo de las Artes, fue un recital de la soprano Cristina Gallardo-Domas y el pianista Naudet Mederos. Canciones españolas de J. Nin, E. Granados y X. de Montsalvatge en la primera parte y arias de ópera de Giacomo Puccini en la segunda.

El Vito, primero de los cantos populares de Nin, mostró el peligro de la acústica de la sala para el conjunto, que Mederos conjuró a tiempo con prudente uso del pedal. Gallardo templó su voz en él, para dar a continuación el tono adecuado a cada una de las tonadillas en modo antiguo de Granados, desde el embeleso de El mirar de la maja a la picardía y gracia de El tralalá.

Las Cinco canciones negras de Xavier Montsalvatge son algunas de las más bellas en español, con el plus de un equilibrio entre ambos instrumentos, voz y piano. Fue el momento de descubrir el buen pianista que es Mederos, que acertó de lleno en estilo y expresión. Y en el que Gallardo-Domas culminó una primera parte que fue a más: con toda su capacidad vocal, y su musicalidad. Cuba dentro de un piano, una habanera que va más allá de la nostalgia, o la deliciosa ternura de Canción de cuna para dormir a un negrito fueron momentos de belleza escalofriante.

Gallardo demostró después por qué es considerada internacionalmente la primera soprano pucciniana del momento. Encarnó en cinco arias la enorme dificultad de cambiar vocal y dramáticamente de personaje cada cinco minutos, dando a cada uno la precisa dosis de belleza vocal, y de expresión tanto gestual como corporal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de abril de 2007