Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Feijóo promete que los alcaldes del PP derribarán las construcciones ilegales

Los populares extenderán las declaraciones de intereses a asesores y personal de confianza

El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, anunció ayer que sus alcaldes derribarán las construcciones declaradas ilegales por sentencia firme y aplicarán numerosas medidas para hacer más transparente la gestión urbanística, incluida la extensión a asesores y personal de confianza de la obligación de presentar una declaración de intereses. Durante la presentación del programa que el PP defenderá en las municipales, Feijóo volvió a negar legitimidad a los socialistas para hablar de corrupción porque formaron parte del Gobierno más corrupto de España.

El PP presentó su programa electoral para las municipales apenas 24 horas después de que lo hiciera el PSdeG y en un acto muy parecido al organizado por sus máximos rivales (concebido para la televisión, en presencia de los principales candidatos a alcaldes y en ausencia de público).

Pero a diferencia del presidente de la Xunta, que el sábado protagonizó un discurso plagado de críticas contra el PP y centrado en política autonómica, Feijóo dedicó su intervención a repasar algunos de los 315 compromisos que componen la oferta electoral de los populares para las municipales de mayo. Y sólo cuando explicaba sus propuestas en materia de urbanismo se refirió a sus adversarios. "Algunos hablan muchísimo de corrupción", afirmó en alusión al PSdeG. "Supongo que será porque participaron en los gobiernos socialistas con mayor corrupción de España y por lo tanto la conocerán".

Entre las propuestas que el PP ha incluido en su programa electoral destaca la de "llegar a un acuerdo entre las distintas administraciones competentes" para obligar a los propietarios a desmantelar o derribar las construcciones ilegales abandonadas que hayan sido paralizadas en función de decisiones administrativas o sentencias judiciales. Esta es la más llamativa de las medidas que el PP promete aplicar allí donde se haga con la alcaldía.

Núñez Feijóo apostó también por mejorar la formación de los políticos, de los técnicos, de los funcionarios y de la sociedad en general y por aumentar la transparencia municipal. Los gobiernos locales del PP, prometió, publicarán todas las normas, actas, informes, adjudicaciones de obras y convenios urbanísticos que pasen por sus manos y extenderán la obligación de los políticos de hacer una declaración de bienes y otra de intereses a los asesores municipales y al personal de confianza de los ayuntamientos.

El Partido Popular, según el programa electoral presentado ayer, apuesta "por una ordenación racional de nuestro litoral de acuerdo con un plan de ordenación que examine cada municipio en concreto, rechazando aplicar medidas generalistas".

En materia de vivienda, el PP se propone destinar a la construcción de inmuebles de protección pública "entre el 25% y el 50%" del aprovechamiento del suelo de los nuevos desarrollos urbanísticos, teniendo siempre en cuenta las "circunstancias de cada municipio". Al mismo tiempo, se pondrán en marcha ayudas de alquiler para jóvenes y se abaratarán los costes de las licencias de obras.

El dirigente popular destacó también el capítulo del programa que explica la política territorial del partido y que dibuja una Galicia vertebrada en "cuatro niveles". El primero, las áreas metropolitanas de A Coruña y Vigo, que desde su punto de vista deben ponerse en marcha "de inmediato". El segundo estaría representado por la unidad territorial que hoy forman A Coruña y Ferrol y la que en un futuro próximo integrarán el área de Vigo y la ciudad de Pontevedra. El tercer nivel explicó, lo formarían las "palancas" del interior: Lugo, Ourense y Santiago. Y el cuarto se organizaría en torno a lo que el programa del PP denomina "sistemas urbanos intermedios": Bergantiños, A Mariña, Noia-Muros, Deza, Lemos, Valdeorras, Baixo Miño y Verín.

Segunda modernización

El líder del PP presentó el programa de las municipales (el primero que su partido elabora fuera del Gobierno de la Xunta) como "un contrato" innegociable con los ciudadanos. Los candidatos populares, recordó, no gobernarán si no son la fuerza más votada y no renunciarán a la defensa de los compromisos electorales para llegar a acuerdos con otras formaciones. El objetivo del "partido mayoritario", proclamó Feijóo, es abrir la puerta "a la segunda modernización de Galicia".

Feijóo concluyo su intervención haciendo un llamamiento a los candidatos del PP a trabajar con "humildad frente a las críticas" y a mantener siempre una actitud de diálogo. Todo con el objetivo de "ser mejores que los demás" para que el PP siga siendo el partido con más votos, más concejales y más alcaldes de Galicia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de abril de 2007