Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Primera batalla por internet móvil

Telefónica abarata su oferta para ganar clientes en un mercado dominado por Vodafone

Telefónica ha pegado dos veces en el mercado de internet móvil. Al menos, Movistar, la filial de telefonía móvil de la operadora española, ha sido la primera en modificar a la baja todo su abanico de productos para captar clientes en un mercado que cuenta casi con cuatro millones de clientes en España. No es necesario darse previamente de alta. Basta con ser cliente y por un euro al día, la tarifa más baja que ha lanzado al mercado, en una apuesta que llega a rebajar en 20 veces el precio ofrecido hasta la semana pasada. Orange y Vodafone ya preparan una reacción para no perder el paso en un sector de gran potencial de crecimiento.

El resto de operadoras preparan sus ofertas en un mercado que 'exige' una respuesta inmediata a los movimientos de los competidores

Los clientes de Movistar podrán acceder a la red por un euro al día sin necesidad de darse de alta previamente

El mercado de la telefonía en España tiene un líder claro: Telefónica. Y el de móviles: Telefónica también. Pero hay un segmento del sector que escapa a la primacía de la operadora española: internet móvil (la conexión a la red con ordenadores portátiles y móviles de tercera generación). Aquí las posiciones se invierten, y el segundo operador, Vodafone, sube un peldaño. Aunque es difícil conocer las cifras con claridad. De los casi cuatro millones de usuarios que en España disponen de un terminal móvil de tercera generación (3G), según las cifras de las propias operadoras, el 60% son clientes de Vodafone.

El mercado todavía está en una fase incipiente. Los casi cuatro millones de terminales 3G apenas representan el 8% de un volumen total de casi cincuenta millones de líneas de telefonía móvil que hay en toda España, más que habitantes.

Acceso a internet

Y para no perder pie, Telefónica ha reaccionado. El pasado lunes lanzó un reto y puso en el mercado un abanico de tarifas para sus abonados que abaratan los servicios ofrecidos que hasta ahora venía ofreciendo. Lo primero que ha tratado Telefónica con este movimiento es facilitar el acceso a internet móvil. Ya no es necesario darse de alta en el servicio y pagar una cuota mensual mínima independientemente del uso. Todos los clientes de Movistar que dispongan de la tecnología necesaria para acceder a la red a través de un portátil (con módem USB, tarjetas PCMCIA o Expresscards) o un móvil 3G podrán hacerlo. Sólo pagará un euro (siempre sin impuestos) por cada día que se conecte a la red. Hay un límite por el tráfico de datos de 10 megas, si el abonado rebasa el tope dispondrá de 10 megas más por otro euro y así hasta sumar 10 euros.

Orange ofrece en este escalafón un producto similar, si bien es necesario pagar una cuota mínima para tener acceso a internet. La empresa francesa cobra seis euros mensuales al abonado y 2 más por cada día que se conecte. Si el usuario utiliza más de un giga (1.024 megas) paga medio euro más por un mega adicional. Y así sucesivamente.

Los ciudadanos perciben que el uso de internet móvil es caro y, además, no saben a cuánto ascenderá la factura. Así lo explican en Telefónica, donde afirman haber tenido en cuenta esto a la hora de diseñar su nueva oferta. Orange ha recogido el guante. "Estamos estudiando sacar un producto similar para la oferta residencia, ya contamos con algo parecido en empresas", declara su director de Innovación, Ángel Aranda.

Vodafone ya dio un golpe de autoridad el pasado noviembre para reforzar su liderazgo. Lanzó el producto Navega y Habla: por 49 euros (45 para las empresas) ofrece llamadas a teléfonos fijos y conexión ilimitada a internet. En este punto, la oferta de la operadora española supera en 9 euros a la de la británica. Ante la posibilidad de un uso excesivo en este tipo de conexiones, ambas compañías prevén rebajar la velocidad de transmisión de datos cuando el usuario supere una determinada cantidad de datos (un giga en el caso de Vodafone y cinco para Telefónica).

El siguiente movimiento en el mercado probablemente llegue de Orange. Ángel Aranda afirma que en la operadora francesa trabajan en diseñar ofertas que combinen el acceso a internet a través de la tecnología 3G y las conexiones ADSL. Fuentes de Vodafone confirman que ya preparan su próximo movimiento. Un mercado tan competitivo como el de la telefonía móvil exige una respuesta inmediata a las iniciativas del rival.

Zonas urbanas

De momento, las ofertas de internet móvil encuentran un pero en la cobertura. La red de Telefónica, la más extendida en España, aunque en teoría el servicio se ofrece a toda la población, la red UMTS (la tecnología empleada por los móviles de tercera generación) llega al 80% de la población, concentrándose en las zonas urbanas. Y la siguiente evolución tecnológica, la HS DPA, todavía llega a menos gente, entre el 60% y el 70%, según responsables de la compañía. Otro problema para el despegue definitivo de internet móvil, no sólo para la operadora española, es la velocidad de conexión. Mientras la media del sector se sitúa en 1,6 megas, las operadoras de la red fija de acceso a la red llegan a ofrecer 20 megas de acceso, teóricos, a través de la modalidad ADSL.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de abril de 2007